Cambios palpables cuando llega el otoño 

Muda de pelo

Un rasgo claro de que cambiamos de estación y que llega el otoño, es la muda de pelo.

La muda del pelo se produce en la mayoría de los mamíferos y es absolutamente necesaria. En el caso de los perros  la capa «ligera» que les ha protegido durante  el verano será renovada por una capa más gruesa de cara al invierno. Y aquí empieza el calvario de muchos propietarios, porque dependiendo de la raza, las bolas de pelos harán acto de presencia. Para que ésto no ocurra, debemos cepillar a nuestro «peludo» mínimo tres veces en semana para eliminar el pelo «muerto» y que la piel se oxigene. De esta forma evitaremos los picores en nuestro perro y los posibles problemas de piel que puedan aparecer, además de los indeseables nudos.

Perro en otoño
Foto de: Matthis Volquardsen

Alimentación

También es importante tener claro la alimentación. En el verano nuestros amigos peludos dejan de comer debido sobretodo al calor, pero con la llegada de las temperaturas más frescas, el apetito se les abrirá porque su metabolismo le requerirá un aporte extra de energía, así que habrá que considerar factores como edad, salidas que realiza, enclave donde vive,  etc. para suministrarle un alimento adecuado.

 

Perros en otoño
Foto de: Jozef Fehér

Defensas y enfermedades

Por otro lado, es en ésta época del año cuando las defensas están más bajas por lo que es muy recomendable realizar un test de leishmaniosis para descartar ésta enfermedad. Visita a tu veterinario de confianza para que realice las pruebas necesarias y descartar sorpresas desagradables.  Sin olvidar que debido al cambio climático las temperaturas son cada vez son más altas y los parásitos como garrapatas pulgas también siguen latentes por lo que es necesario continuar con la protección frente a ellos.

 

Autora: Antonia Villalba