Las almohadillas de los perros, una parte esencial poco conocida de la anatomía canina

Almohadilla perros

Las almohadillas son una parte poco conocida de la anatomía de nuestros perros. Estas le sirven a modo de zapatos, para caminar por distintas superficies, desde hierba hasta pavimento. Su piel es gruesa y contiene una ancha capa de queratina haciéndolas resistentes en su roce con el suelo. Cuando las temperaturas son elevadas liberan calor mediante las glándulas sudoríparas que se alojan en ellas. Pero también desempeñan otras funciones. En este artículo te las contamos…

 

 

¿Cuál es la función de las almohadillas?

Las almohadillas están diseñadas para que los perros se desplacen con facilidad y comodidad. Cumplen varias funciones importantes:

  • Protección: las almohadillas protegen las patas del perro contra lesiones, abrasiones y quemaduras causadas por superficies ásperas, calientes o frías.
  • Tracción: proporcionan tracción adicional, permitiendo que el perro camine, corra y juegue en una variedad de superficies sin resbalar.
  • Aislamiento: las almohadillas también proveen de aislamiento térmico, protegiendo las patas del frío y el calor extremo.
  • Absorción de impactos: actúan como amortiguadores naturales, absorbiendo el impacto al caminar, correr o saltar, y ayudando a reducir el estrés en las articulaciones de las patas.

 

 

 

 

Cuidado de las almohadillas

Es importante cuidar las almohadillas de los perros para garantizar su salud, bienestar, comodidad y movilidad. Aquí tienes unos consejos para cuidarlas:

  1. Mantener las almohadillas limpias: límpialas regularmente con agua tibia y jabón suave para eliminar la suciedad y los residuos que puedan acumularse. Si sales al campo deberás revisar concienzudamente  a la vuelta si tiene clavada alguna espiga o rascamoño sobre todo en primavera. Las espigas son muy peligrosas para los perros y les causan gran dolor en las zonas donde se incrustan como almohadillas, patas y hocico.

  2. Inspeccionarlas regularmente: revisa las almohadillas de tu perro con frecuencia para detectar cualquier signo de daño, como cortes, grietas o irritaciones. Si encuentras algún problema, consulta a tu veterinario. Como primera medida lava la almohadilla con sumo cuidado con agua jabonosa y desinfecta la herida con yodo.

  3. Hidratación: aplica ocasionalmente cremas o bálsamos específicos para almohadillas de perro para mantenerlas hidratadas y protegidas, especialmente en climas extremadamente secos o fríos.
  4. Evitar superficies abrasivas: trata de evitar que tu perro camine sobre superficies abrasivas como el asfalto caliente o el hielo, ya que pueden dañar las almohadillas. En su lugar, busca áreas más suaves para caminar. En el verano evita pasear a las horas más soleadas y sobre todo por asfalto porque puede llegar a calentarse hasta los 70ºC. Opta por pasear temprano en la mañana o tarde en la noche cuando las temperaturas sean más frescas.
  5. Recortar las uñas: mantén las uñas de tu perro recortadas para evitar que interfieran con el contacto adecuado de las almohadillas con el suelo. Puedes aprovechar tu visita al veterinario para que te las recorte.

 

Recorte de uñas perros - almohadillas perros

 

Cuidar las almohadillas de tu perro es crucial para garantizar su comodidad y movilidad, así que asegúrate de incorporar estos consejos en tu rutina de su cuidado.

 

Autora: Antonia Villalba

Visitas: 107

Compártelo

infoespecies