Hay muchas formas de violencia machista, psicológica y verbal, física, sexual, económica … pero sobre todo me voy a centrar en dos de ellas.

Antes de nada me gustaría que se entendiera el concepto de ¿qué se es la violencia machista? La violencia machista es la que se ejerce contra las mujeres y por extensión en algunos casos contra sus hijos. Lo que el maltratador busca es menoscabar la dignidad, la estima y la integridad física de su víctima. Puede manifestarse de varias formas:

  • Física: con lesiones
  • Psicológica y verbal: amenazas, humillaciones, vejaciones, coacciones, obediencia, sumisión, insultos, aislamiento, privación de libertad
  • Sexual: actos sexuales no consentidos
  • Económica: privación de recursos
  • Vicaria: se hace daño a los hijos para herir a la mujer

Dentro de estas violencias hay dos que son extremadamente dolorosas: la violencia vicaria y la violencia psicológica. A raíz de las terribles noticias acaecidas en medios de prensa en los últimos tiempos por diferentes casos como el de las hermanas ANNA y OLIVIA o el de LEO, nos muestra la cruel y diabólica cara de este tipo de violencia. Con ella el maltratador se sirve del maltrato físico y psicológico, la dominancia que ejerce contra sus hijos, para hacerlos daño, haciendo así sufrir a la madre.

 

 

Violencia machista contra los animales - Maltrato animal

 

Pero hay otro tipo más de violencia que es en la que me voy a centrar para INFOMASCOTA y es la que el agresor realiza y va contra las mascotas. Cuando el maltratador se enfada con la víctima pega al animal e incluso amenaza con la muerte del mismo obteniendo con ello el total sometimiento por parte de su víctima. Esto se traduce en una violencia psicológica total porque si la ella no hace lo que el agresor quiere sus mascotas serán quienes sufran sus consecuencias por lo que su vida estará totalmente condicionada.

 

Violencia machista - Infografía Coppa

 

La violencia ejercida contra los animales es una señal inequívoca de que el siguiente paso será contra una persona. Es un patrón que ser repite con asiduidad como han constatado en el FBI donde llevan investigando la interrelación de la violencia hacia los animales y su desembocadura en acciones dañinas a personas. Desde el año 2016 el FBI empezó a registrar el maltrato a animales como un delito contra la sociedad por su  asociación con otros tipos de comportamientos violentos como violencia de género, agresiones sexuales y maltrato infantil.

En España se ha activado el programa VIOPET que acoge, de forma temporal, a los animales de mujeres víctimas de violencia machista. En caso de que la víctima no tenga un lugar seguro para su animal de compañía, se activará el protocolo para buscar acogida para éste. El alojamiento podrá ser en una protectora, una residencia o una casa de acogida. Es una estupenda iniciativa para romper con el agresor rescatando a la mascota también porque normalmente los centros de acogidas de mujeres no admiten mascotas. Así ella puede estar tranquila de que estará totalmente cuidado. Durante el primer año de funcionamiento de este programa se ha dado cobertura a 500 mujeres y se ha atendido temporalmente a 157 animales de 130 mujeres.

 

Viopet

 

Autora: Antonia Villalba