Poco a poco van apareciendo los días soleados y todos esperamos con anhelo que lleguen unas jornadas de descanso, como los puentes de marzo, la Semana Santa o las vacaciones de verano. Cuando tenemos un compañero peludo, ya sea perro o gato, y queremos escaparnos de la rutina,  tenemos que tener en cuenta si va a poder acompañarnos a nuestro destino; sí es así será a buen seguro una experiencia fantástica para ambos. Sí por el contrario no va a poder unirse esta vez  a la  escapada, entonces necesitaremos los servicios de una residencia canina o felina para que cuiden en nuestra ausencia a nuestra mascota.

Residencia canina

Para que nuestro «amigo peludo» disfrute de esos días de descanso en un buen hotel canino o felino os presentamos algunas recomendaciones para la elección del establecimiento:

  • Una residencia canina o felina debe de tener reconocido el llamado «núcleo zoológico». Este tipo de requisito administrativo lo que acredita es que la instalación reúne todas las condiciones higiénicas sanitarias para preservar el bienestar de los animales y que ha superado todos los controles oficiales. La acreditación de la inscripción debe de estar expuesta en un lugar visible para el público.
  • Tiene que disponer de un servicio veterinario encargado de velar por la buena salud de los animales. Cuando un perro o un gato ingresa en un hotel canino o felino, el propietario deberá entregar la cartilla veterinaria en dónde constarán las vacunaciones y desparasitaciones internas y externas, así como el número de microchip. Además según la residencia se solicita que los perros porten un collar antiparasitario, así como la vacuna para la «tos de la perreras». Se recomienda dejar los datos del veterinario habitual por si tuviera que ser consultado por alguna incidencia.
  • Los cheniles o habitaciones tienen que ser individuales y deben de disponer de una zona al aire libre y otra cubierta para evitar las inclemencias del tiempo, (el sol y el calor en verano, la lluvia y el frío en invierno).  Hay residencias que poseen un sistema total de climatización y cuentan con calefacción y aire acondicionado e incluso con musicoterapia.
  • Áreas de esparcimiento. Debe de tener una zona de esparcimiento para que el perro acompañado de una persona especializada salga todos los días a dar un paseo y pueda así desfogarse.
  • Deben disponer de un bebedero con agua en todo momento.
  • Con referencia a la alimentación, depende de la residencias canina o felina solicitan que los propietarios traigan la comida habitual de su «cliente peludo» para evitar así incomodar a la mascota con cambios en la dieta. Otras por el contrario prefieren dar la misma comida a todos sus huéspedes, al no ser que por prescripción veterinaria tengan forzosamente que comer una alimentación seca o húmeda especial.

Trasnsportin Gatos

  • En el caso de los gatos lo normal es que las gateras se ubiquen en un lugar que sea tranquilo. Cada gatera deberá ser individual, estar perfectamente ventilada y protegida del sol y del frío. También  poseer algún  rascador, una bandeja de deposiciones, así como un bebedero con agua constante y comedero.
  • Las residencias caninas y felinas suelen recomendar traer el colchón de la mascota, así como algún juguete u objeto al que tenga especial apego.
  • También suelen tener servicio de recogida y entrega a domicilio y peluquería

Aunque no es fácil separarnos de nuestro amigo peludo, seguro que con estas recomendaciones encontraréis el hotel ideal para que ambos disfrutéis de esas merecidas vacaciones.