Más de la mitad de los felinos padecen fobia a los fuegos artificiales y petardos que se tiran con frecuencia en Navidad, un miedo que les genera una angustia seria e incrementa sus extravíos.

¿Sabía usted que más de la mitad de los gatos tienen un miedo muy real a los petardos y fuegos artificiales? ¿Y que dos de cada diez felinos se pierden cuando intentan escapar despavoridos del ruido que estos producen? Y es que los fuegos artificiales y petardos son un peligro para los gatos: no sólo les generan miedo y estrés, sino que pueden incrementar los problemas de conducta en estos animales y hasta provocar peligrosas pérdidas, cuando los felinos tratan de huir. Por eso, a continuación, se describen seis pasos para proteger a los gatos de los petardos y fuegos artificiales de la Navidad: desde usar cajas de cartón hasta construir un refugio seguro y emplear música para calmar a los felinos.

Los petardos y fuegos artificiales, recurrentes durante las celebraciones y fiestas de Navidad, pueden suponer un peligro serio y muy real para los felinos. Más de la mitad de los gatos experimenta temor cuando en la calle explotan petardos y fuegos. Tanto, que dos de cada diez gatos podrían perderse cuando en las Navidades los fuegos artificiales iluminen el cielo y los petardos exploten. Así lo recoge un estudio de la asociación Protección Felina Internacional. Y es que los accidentes, el estrés y los problemas de salud también se incrementan para los gatos con petardos y fuegos artificiales. Pero se pueden evitar si se siguen seis pasos para proteger al felino de ese ruido esta Navidad.

Imagen: carlosphotos

Paso 1. Gatos a salvo de fuegos artificiales dentro de casa

“El primer consejo para proteger a nuestros gatos de los petardos y fuegos artificiales es proporcionarles una estancia tranquila, en semioscuridad y segura dentro de casa“, explica la asociación protectora Gatos.

La penumbra relaja a los felinos. Unas cortinas tupidas ayudarán a proteger las ventanas para los gatos y evitarán que los destellos de los fuegos artificiales entren en el hogar y atemoricen al animal.

Paso 2. Reducir el ruido de fuegos y petardos para los gatos con miedo

Los felinos no son amigos de los petardos ni de los fuegos artificiales. Por eso, conviene reducir el impacto del exterior. Las ventanas bien cerradas, así como cortinas y persianas, servirán para aminorar el ruido dentro de casa.

Una radio, usar música para gatos o un televisor u ordenador encendido con vídeos de pájaros también serán buenos aliados para camuflar el efecto del estruendo exterior dentro de la vivienda.

Paso 3. Refugio seguro para el felino con miedo

Tener un refugio es una de las diez reglas para que un gato sea feliz en casa -y también en las protectoras-. Se sentirán más seguros si su escondite o habitación de refugio durante el ruido les es familiar. Para ello, además de mantener en este lugar oscuridad y proporcionarles comida y bebida, es importante introducir en él la cama favorita del felino.

Estos animales necesitan espacios donde poder ocultarse y estar tranquilos. Además, construir refugios en el hogar es divertido, sencillo y barato. ¿Algunas ideas sencillas para construir refugios para gatos en casa? Se puede levantar una tienda de campaña hecha con una camiseta, un tipi con palos de escoba o una hamaca con ropa vieja.

Las mantas que utilice normalmente, así como sus juguetes preferidos, también colaborarán para crear un entorno apacible. Asimismo, es importante recordar que los felinos asustados disfrutan de un refugio con techodonde esconderse.

Paso 4. Cajas de cartón para los gatos con miedo

La ciencia ha resuelto uno de los misterios mejor guardados: ¿por qué los gatos adoran las cajas de cartón y sienten fascinación por ellas? Los expertos revelan que las cajas de cartón proporcionan un refugio caliente, además de muy barato, para los felinos. Pero hay más: resulta que las cajas reducen el estrés de los gatos, enriquecen su entorno, les anima a jugar y a calentarse y mejoran las relaciones con otros felinos con los que comparten la vida, dicen los etólogos. De hecho, los gatos no solo adoran las cajas, sino que, además, las necesitan.

En este sentido, una sencilla caja de cartón, colocada de lado, con una manta en su interior e incluso cubierta con una mantita o toalla de forma parcial, resulta un valioso refugio donde los felinos pueden sentirse seguros durante épocas de estrés o ruidosas como la Navidad. Aun así, las cajas de cartón suponen un recurso muy apreciado por los gatos en cualquier época del año.

Gatos protección contra petardosImagen: ildicanon

Paso 5. Hormonas sintéticas para tranquilizar a los gatos

Las hormonas sintéticas o feromonas felinas son una ayuda para reducir el miedo de un gato temeroso o con fobia a los petardos. Este tipo de productos está a la venta en la mayoría de las clínicas veterinarias y tiendas especializadas en felinos, pero conviene consultar antes con el doctor.

Las feromonas faciales de los gatos consisten en potentes hormonas liberadas por estos animales para comunicarse. Estas hormonas son secretadas por las glándulas localizadas alrededor de su boca, barbilla, frente y mejillas. ¿Y para qué las utilizan? Les sirven para dejar su rastro en zonas de su vivienda, objetos y hasta en las personas que quieren con solo restregar su cara en estas superficies.

Las hormonas felinas dispersas en el ambiente crean olores familiares que les resultan agradables y les proporcionan seguridad: permiten a los gatos identificarse entre ellos y comunicar que han pasado por ahí. “Las feromonas faciales de los felinos son señales que indican familiaridad y seguridad en un entorno; las secretan de forma natural para darse información y sentirse tranquilos”, comentan los veterinarios de la Asociación Internacional para el Cuidado del Gato.

Paso 6. Cerrar ventanas y puertas de casa

Un felino asustado puede tratar de huir de casa. Esto explica por qué durante las épocas festivas, con petardos y fuegos, crece el peligro de que un gato se extravíe.

Las ventanas y puertas, por tanto, deben estar bien cerradas y hay que introducir el arenero del gato en la estancia de refugio, junto con el agua y su alimento.

Autora: Eva San Martín                          Web: www.consumer.es