Para establecer correctamente una rutina diaria bien equilibrada, podemos dividir en tres pasos  bien diferenciados a seguir: para comenzar, debemos conocer la historia natural de la especie con la que trabajamos. Después, tenemos que evaluar las condiciones de vida que ofrecemos en cautividad y los recursos disponibles con los que contamos. Y finalmente, os propondré una alternativa que os permita atender satisfactoriamente las necesidades física, psicológicas y emocionales de vuestro animal, al mismo tiempo que disfrutareis de una relación con este.

DI-Cute-Rabbit-Guinea-Pig-Pet-Grass-Ball-Branch-Molar-Pet-Play-Chew-Teething-To

En contra de lo que se ha creído históricamente, dos conejos de diferente o igual sexo pueden vivir en armonía se hayan criado o no juntos y lo que es mas importante, necesitan vivir en parejas o grupos ya que son animales sociales que en libertad viven en colonias y grupos de mínimo 8 animales. Lo primero que debemos tener en cuenta es que para conseguir una buena convivencia ambos conejos deben estar castrados, independientemente del sexo, evitando así reacciones hormonales que puedan llevar a conflictos. También se recomienda la castración de animales que vivan solos para evitar esas reacciones hacia los compañeros humanos. Los machos son sexualmente activos a las 11 semanas de edad, y aunque las hembras maduran algo más tarde se aconseja la castración de ambos sexos a las 12 o 13 semanas, o en las hembras, cuando alcancen 1 kg. de peso. Si tienes un conejo que lleva viviendo solo un tiempo y quieres añadir un compañero para su correcto desarrollo social, no dudes en preguntarnos sobre los protocolos de introducción que recomendamos.

En libertad, dedican la mayor parte de su tiempo a la búsqueda, exploración, selección, manipulación y consumo de alimento. En contraste, cuando los tenemos como animales de compañía los alojamos en una jaula y les ofrecemos el alimento en un cuenco. Como resultado nos encontramos con serios problemas de convivencia debido estereotipias (muerden barrotes, se mueven en círculos en la jaula etc.), agresiones, destrozo del hogar y exceso de acicalamiento, entre los mas frecuentes. La primera consideración imprescindible para establecer una buena rutina, es ser conscientes de que un animal no puede encontrarse en óptimo estado y por consiguiente relacionarse armónicamente con su familia humana si vive la mayor parte de su tiempo confinado en un espacio reducido sin alternativas para expresar su comportamiento natural.

Conejos - Juguete para conejo
Foto propiedad de: mkorz

Aquí os exponemos una idea de rutina:

1. Despertar y salir del área confinada a compartir con la familia mientras se preparan para ir a trabajar.
2. Al guardarlo en su habitación antes de salir a trabajar, ofrecerle una parte de su aporte de verdura fresca utilizando algún juguete interactivo para que le lleve tiempo hacerse con dicha comida (también se puede dificultar el acceso al heno para que trabaje).
3. Al volver a casa a mediodía, podemos ponerle en el exterior una bandeja de forrajeo para que active su conducta de escarbar con trozos de pienso o verduras escondidas en la tierra.
4. Al guardarlo otra vez en su área confinada, darle la parte restante de su ración de verduras procurando modificar cada vez su presentación (trozos grandes, dentro de dispensadores o cajas de cartón, esparcida, congelada en verano…) para mejorar su estimulación sensorial.
5. Mas tarde, alrededor de las 18 h. o cuando la familia esté de regreso en casa es el mejor momento para realizar una sensación ordenada de entrenamiento con una duración máxima de 15 minutos. Durante esta sesión se le puede enseñar al animal ejercicios que faciliten su manejo, por ejemplo acudir al llamado, dejarse envolver en una toalla, entrar en un transportín etc.
6. Posteriormente al entrenamiento se puede jugar con la familia de forma relajada o estar en un parque de juegos mientras la familia descansa o realiza sus actividades por casa: bandejas de
forrajeo, juguetes de gato adaptados etc.

Conejos con soporte para alimento.
Conejos con soporte para alimento. Foto propiedad de: Pernille

En el ejemplo anterior podemos identificar diversas situaciones en las que se le brinda al animal la oportunidad de ocupar su tiempo sin la necesidad de que las personas intervengan directamente. Se promueve su autonomía, así como el desarrollo de habilidades físicas y mentales y se le permite tomar decisiones sobre su entorno. Ademas, su participación en las interacciones con las personas es voluntaria y las relaciones con estas se basan en la confianza.

Aún dada esta pequeña rutina orientativa, recomendamos encarecidamente que se le brinde al conejo las mismas posibilidades que les brindamos a perros y gatos… Su hogar es nuestro hogar y viceversa. Un conejo con la posibilidad de ir libre por una casa a prueba de conejos es un conejo feliz, y además nos permitirá conocerlo lo suficiente para saber que algo no va bien. Y si un conejo en familia es feliz, dos conejos son doblemente felices.

Si tienes interés en saber más sobre comportamiento y mantenimiento de conejos, pregúntanos por bibliografía al respecto, no hay nada que nos motive mas que un dueño comprometido.

AutoraCeci Santos Peinado

LV, GPCert Exotic Animal Practice