¿Que es un rascador para gatos?

Tu gatito necesita algo para afilarse las uñas. Es importante que lo acostumbres desde pequeño a utilizar un rascador para afilar sus uñas, si no lo haces tus muebles, sillones y alfombras, quedarán destruidos. Mucha gente se olvida de este accesorio tan importante y el gato pasa de ser “un lindo gatito” a la categoría de ” terrorista indeseable”.

Un rascador para gatos es aquel elemento que inadecuadamente utilizado pasa a ser un objeto más de la decoración del hogar sin función alguna pero, bien utilizado, puede ser la salvaguarda de nuestro entorno decorativo y un aporte de paz a nuestro hogar.

Educando al gatito:

Los rascadores son tremendamente útiles, pero muchos gatos necesitan ser educados para utilizarlos.-

Con los rascadores es fácil llevarse una gran decepción: vamos a la tienda, pet shop, o veterinaria, compramos “el más lindo”, si podemos, el más grande… y a casa. Lo ponemos en el lugar soñado y esperamos expectantes a que nuestro, o nuestros gatos, se abalancen como entes poseídos a arañarlo sin compasión y, al cabo de las horas, no es extraño que nuestro felino nos haya regalado su indiferencia ante tal estructura o, como mucho, haya realizado un leve rozamiento de lomo con el fin de marcarlo, o un fugaz olisqueo para saber de qué se trata.

Los gatos deben acostumbrarse a afilarse las uñas en el rascador desde pequeños, y nosotros podemos ayudar haciendo que sus patas dejen sus olores impregnados en la estructura del rascador, jugando con cañas sobre el rascador para que el gato sienta sus beneficios, que “los entienda”.

No obstante aquí van algunos trucos que a veces surten efecto para aquellos que no aprendieron desde pequeños: frotar un trapo limpio entre los dedos del gato, por sus bigotes o por su cara y luego frotar ese trapo en el rascador, frotar el rascador con “catnip” o  pulverizarlo con “feromonas”, tambien se pueden ordeñar las patitas del gato sobre la superficie del rascador varias veces, hasta lograr que el olor de la grasa de los pulpejos del gato, quede impreganda sobre la superficie.

Recomendaciones:

Y algunas recomendaciones sobre cómo deben ser: a los gatos les gustan las alturas y mirar desde arriba. Un rascador grande con plataformas es algo muy atractivo para cualquier gato, pero ha de ser estable (si se sube y se tambalea, no les gustará usarlo). Si no tenemos espacio en casa para uno grande, podemos colocar uno pequeño, pero que tenga la altura suficiente para que el gato se afile estando de pie. Los de pared no les suelen gustar.

Además, el sisal ha de estar bien pegado para que sea duradero y no se despeluche.

Sin duda si se le acostumbra desde pequeño es un elemento imprescindible para la buena convivencia con un gato.

Autor: www.foyel.com