Si utilizas las redes sociales seguro que ya has visto que últimamente se habla mucho de cómo combatir la obesidad, especialmente en niños. Hay una fuerte lucha contra el excesivo consumo de azúcar, y a favor de mejorar la alimentación con productos naturales y menos procesados y ultraprocesados.

Esta tendencia en la preocupación de la sociedad poco a poco se va introduciendo en otros aspectos que nos atañen a todos. Y, entre otras cosas, ha generado dudas en torno a nuestros animales.

No es raro ver animales con sobrepeso. Especialmente algunas razas de perro. Pero ¿qué ocurre con el resto de animales? y ¿con los animales exóticos? ¿Puede un animal sufrir obesidad?

Cobaya

La obesidad en los animales

Está claro que mientras en los humanos el azúcar y el sedentarismo son uno de los principales problemas en cuanto al peso, en los animales esto no es así. Al menos la parte que tiene que ver con el azúcar, que nunca debe estar presente en sus dietas.

Sin embargo sí que pueden sufrir obesidad. De hecho, existen varios estudios al respecto. Como el que se realizó en la Universidad de Alabama que determina que este fenómeno ha aumentado notablemente durante los últimos 60 años. Estos investigadores compararon los pesos de varias especies durante 57 años y vieron que en su mayoría todas aumentaban de peso, y en algunos casos se llegaban a cifras de 30% más de peso cada 10 años (como ocurría con los chimpancés).

Esto no es raro, ya que si nuestros hábitos y conductas varían, esto también afecta a aquellos animales que viven con humanos.

Conejo

Motivos de obesidad en animales

Como bien decimos, uno de los motivos de este aumento de la obesidad en animales es el propio aumento de la obesidad en humanos. ¿Qué otro tipo de características influyen?

  • Sedentarismo: Los animales, por regla general, necesitan poder tener una vida activa y moverse y jugar libremente. Las personas cada vez tenemos menos tiempo libre y, por tanto, pasamos menos tiempo con ellos, limitando así en muchas ocasiones su actividad física.
  • Espacios cerrados: También ha disminuido el tamaño de las casas que tenemos hoy en día, limitando así el espacio que podemos dedicar a los animales.
  • Esterilización: En muchos casos, aunque no en todos, la esterilización de los animales influye directamente en su peso.
  • Dieta poco adecuada: Es bastante habitual, por desgracia, que las personas adquieran un animal sin tener verdadero conocimiento sobre lo que este necesita. Y, por desconocimiento, le den de comer cosas poco adecuadas. Saber qué debe comer cada animal es importante para que se mantenga sano y equilibrado.

Ejemplo de obesidad en canarios

Es frecuente ver está enfermedad crónica en canarios domésticos. Quizás el ave de pequeño porte más frecuente en nuestras casas.

“Estás aves de la familia de los fringílidos, a la que pertenecen Jilgueros, Verdecillos, Pardillos, Verderones y Pinzones entre otros; tienen una dieta granívora principalmente, pero es verdad que ingieren gran parte de material vegetal rico en fibra que en nuestros hogares no le facilitamos.

Esto, unido a que su actividad se ve reducida y que no sufren estaciones con menor disponibilidad de alimento como ocurre en la naturaleza, nos encontramos un alto grado de obesidad en su clínica diaria.

Hay que distinguir un obesidad crónica con otras enfermedades metabólicas que desencadenan este exceso de depósito de grasa.

Como podéis ver en la foto (el ave estaba sedada para retirarle una anilla) los principales depósitos de grasa externos son, en la zona del buche y recubriendo todo el celoma (llamado abdomen de los mamíferos). Vamos a hacer cambios en la dieta de este pequeñajo y aumentar la cantidad de ejercicio, igualito que en un humano.”

En definitiva, se trata de seguir una vida activa y realizar las acciones que son importantes para los humanos, adecuadas a la situación de cada animal. Y, en caso de duda, acudir al veterinario para que te asesore y te de los mejores consejos para tu animal.