Las serpientes cambian sus dientes de una forma única

Colmillos solenoglifos de la víbora de Gabón

Un nuevo estudio, dirigido por un investigador del Centro de Ciencias Orales, Clínicas y Traslacionales del King’s College de Londres, identificó diferencias clave en el reemplazo de dientes entre serpientes y otros reptiles, e identificó el mecanismo que permite a las serpientes mudar sus dientes viejos.

La mayoría de los reptiles reemplazan sus dientes por otros nuevos constantemente. Sin embargo, los dientes de serpiente no muestran signos de cómo se extraen los dientes viejos de la mandíbula. Por el contrario, otros reptiles tienen un ‘pozo de reemplazo’ que se forma cuando comienza a crecer un nuevo diente. Este hoyo de reemplazo carcome la base del diente viejo y ayuda a que se desprenda en un proceso conocido como reabsorción dental externa. Los hallazgos del estudio revelaron que las serpientes carecen de estos hoyos y, en cambio, pueden mudar los dientes viejos a través de la acción inusual de los odonoclastos (células que eliminan los tejidos dentales), que descomponen la dentina del interior del diente.

Los hallazgos del estudio demostraron que la evidencia de esta reabsorción interna del diente puede incluso detectarse de forma no invasiva, utilizando una tomografía computarizada para observar el interior de un diente. Al combinar estos enfoques, los investigadores revelaron que esta forma única de reemplazo de dientes se encuentra en todo el árbol evolutivo de las serpientes.

A medida que los nuevos descubrimientos de serpientes fósiles más antiguas llevan sus orígenes a la era de los dinosaurios, puede llegar un momento en el que las líneas entre «lagarto» y «serpiente» parezcan borrosas. Necesitamos marcadores anatómicos que sean exclusivos de las serpientes, conservados en especies vivas y extintas, y que puedan identificarse en fósiles. A partir de este mecanismo de pérdida de dientes en las serpientes existentes, podemos proporcionar una nueva línea de evidencia, independiente de la anatomía del cráneo y el cuerpo, para respaldar la identificación de las mandíbulas fósiles como pertenecientes a las serpientes primitivas.– comentaba el Doctor Aaron LeBlanc, autor principal del estudio y profesor de Biociencias Dentales en la Facultad de Odontología, Ciencias Orales y Craneofaciales.

 

El reemplazo de dientes tipo serpiente no tiene equivalente en otros lagartos ni en ningún otro reptil. En algún momento de la vida de cada diente de serpiente, sufre una transformación dramática: la pulpa interna de cada diente se llena de células grandes que comienzan a carcomerla desde el interior. Este proceso eventualmente debilita la base del diente lo suficiente como para separarlo de la mandíbula, lo que permite que el nuevo diente se coloque en su lugar y reemplace a su predecesor.

Usando tomografía computarizada, los investigadores observaron el interior de los esqueletos de las especies existentes e identificaron las «marcas de mordidas» en los tejidos dentales dejadas por los odontoclastos que habrían estado reabsorbiendo el interior del diente.

Luego, los investigadores utilizaron este método para detectar estas «marcas de mordedura» dentro de los dientes de la serpiente fósil Yurlunggur y uno de los fósiles de serpiente más antiguos, un fragmento de mandíbula de Portugalophis de 150 millones de años , lo que sugiere que es una de las primeras innovaciones en el linaje de la serpiente, incluso precediendo a la pérdida de extremidades.

 

Autores: ARH LeBlanc , A. Palci , N.Anthwal , AS Tucker, R. Araújo, MFC Pereira &, MW Caldwell 

 

 

 

 

Visitas: 19

Compártelo

infoespecies