Autor: Mateu

Biología
Trionyx sinensis Clase: Reptilia

Orden: Cryptodira

Familia: Trionychidae

Género: Trionyx E

specie: Trionyx sinensis

Las trionyx siamensis, son las menores de su género, por lo que quizás también son, las mejores adaptadas para ser mantenidas en cautividad. Pertenecen a la familia de las llamadas “tortugas blandas”, dado que su caparazón no tiene la consistencia que puedan tener otra clase de tortugas como las de orejas rojas u otros galápagos. Recientemente, se ha cambiado el nombre científico del género, de “trionyx” a “apalone”, dicho género está formado por 9 subespecies que descienden de   3 especies: 1 de trionyx mutica; 7 de trionyx spinifera y ninguna de la trionyx de Florida, trionyx ferox. Las trionyx están distribuidas por Asia, África   y América (Norte y centro).

El hábitat natural de la trionyx sinensis está en Asia (China y Taiwan), donde en habita zonas húmedas, alimentándose de pequeños animalitos, como insectos, peces pequeños o algún pequeño   roedor; su dieta es extrictamente carnívora. Su cuerpo, está adaptado para la vida acuática y se puede camuflar perfectamente en el sustrato, sacando ligeramente un trocito de su larga nariz, para sorprender mediante la técnica del camuflaje a sus posibles presas. Al contrario que otras tortugas,   desarrollan una biología mucho más acuática que terrestre, no obstante, pueden salir a tierra, especialmente para desovar y descansar.

El acuario

Como mascotas las trionyx, necesitan relativamente poco espacio, pudiendo incluso depender de este su tamaño. Es bastante común, dedicar un pequeño acuario (transportín) para estas simpáticas tortugas; si poseemos de un acuario tropical (agua caliente), podemos incluso, pegar con pequeñas ventosillas el acuario de la trionyx en una de las paredes del acuario principal, dado que así, mantiene la temperatura caliente sin necesidad de un termoestato extra. Esto, claro está, sólo sirve para aquellos ejemplares jóvenes,  ya que cuando la tortuga crece, requiere otro tanque mayor.

Las trionyx, al ser tortugas tropicales, requieren una temperatura de entre 18~28 º, llegando a no comer si esta baja demasiado, lo cual supone un riesgo para la salud del animal. La temperatura se puede regular mediante un pequeño calentador en función al tamaño del acuario que   queramos dedicar. Es más tolerante con las temperaturas altas que bajas.

Es muy interesante si somos unos fascinados de la observación de la vida animal, introducir un sustrato de arena de cuarzo fina, ya que la tortuguita se camuflará como hace en estado salvaje. También podemos dedicar una zona terrestre al acuario, de tal manera que la trionyx pueda salir cuando   lo desee.

Si dedicamos un acuario exclusivo para trionyx, que con mucha diferencia será la mejor opción, podemos colocar alguna piedra plana o superficie fuera del agua (mejor no poner nada puntiagudo o astilloso con lo que la trionyx se   pueda herir, pues son propensas a esto), para que la tortuguita pueda salir del agua cuando le plazca.

La alimentación

Es fácil alimentar a las trionyx, realmente basta darles algún que otro trocito de carne o incluso comerá aquellos alimentos que venden en comercios especializados; aunque esto siempre es válido, lo mejor para tener trionyx fuertes y sanas, es ofrecerles exclusivamente alimento vivo, en forma de grillos o gusanos (1 por día), ya que esto activa el instinto de la depredación en nuestra mascota. Si ya tenemos una trionyx y queremos verla más feliz, basta en ofrecerle un gusano de la harina y observar con que energía lo persigue para después devorarlo… mientras que sólo comerá alimento artificial con desgana. Conseguir alimento vivo, es a la larga más económico que comprar   periódicamente alimento de bote; personalmente yo dispongo de un pequeño transportín con cientos de gusanos de la harina, cada día le ofrezco uno a la trionyx, que dura cuestión de segundos, pero estos se reproducen con mucha facilidad (basta darles el pan seco que tiramos en casa) y con una cajita que compremos en la tienda, ya tendremos gusanos para toda la vida y   con ello, una salud de las sinensis excelente, ya que es el alimento más completo y más vitamínico que les podamos proporcionar.

El agua

En el apartado del agua, no deberemos tener demasiadas molestias en fijarnos en elementos químicos como la dureza, pH o demás, pero si que vigilaremos una buena calidad del agua porque las trionyx son bastante propensas a infectarse con hongos, así que mejor si realizamos frecuentes cambios de agua, ya que además, las tryonix son bastante desconsideradas con la higiene personal y no tendrán el más mínimo remordimiento por ensuciarlo todo en cuestión de horas.

Reproducción y sociabilidad

No es demasiado difícil reproducir trionyx, basta en darles suficiente espacio para que puedan realizar el ritual de apareamiento y por supuesto algún lugar seco y más elevado que el nivel del agua para poder desovar. Después del desove, conviene sacar los huevos (sin darles la vuelta) y dejarlos en un  lugar tranquilo y ligeramente cálido, donde nazcan las pequeñas tryonix y las alimentemos con pequeños insectos.

Respecto a la sociabilidad de las tryonix, conviene que no las mezclemos jamás con otras especies animales, especialmente peces o amfibios, ya que en un momento determinado los podrá depredar; es posible mantenerlas con otras tortugas, pero mejor si lo hacemos con ejemplares de la misma variedad.