La Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid ha anunciado que suspendió la pasada semana la actividad investigadora del laboratorio Vivotecnia tras realizar una inspección y constatar indicios de maltrato animal, tal y como ha denunciado Cruelty Free International.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha explicado en un comunicado que, tras tener conocimiento el pasado jueves de un vídeo en que se podían apreciar conductas que implicarían una infracción «muy grave» en la normativa reguladora del uso de animales de experimentación, abrieron un procedimiento y enviaron «con carácter inmediato» una inspección de trabajo para que recabase información sobre los hechos «de los que no constaba denuncia previa».

 

Vivotecnia

 

 

Tras verificar la existencia de dichos comprobar la existencia de dichos actos, se procedió a suspender de manera temporal la actividad investigadora con la prohibición expresa de realizar nuevos proyectos con animales. Asimismo se puso en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), con los que el Ejecutivo autonómico estará en «comunicación permanente» por si hubiese que abrir diligencias previas y trasladar los hechos a un juzgado por supuesto delito de posibles malos tratos hacia los animales.

 

 

Vivotecnia

 

 

«Se ha asegurado el bienestar de los animales residentes en el laboratorio, que han quedado bajo el cuidado y supervisión constante de la Comunidad de Madrid, y de un veterinario ‘in situ’ responsable del bienestar animal, en tanto se determina el destino de los mismos», han destacado.

 

Vivotecnia

 

El Gobierno madrileño contempla el traslado de los animales a centros de acogida para su posterior puesta en adopción, en función de lo que establece la normativa de protección de estos animales que son utilizadas en experimentación y otros fines «científicos».

 

Vivotecnia

 

La Comunidad de Madrid ha trasladado su condena a cualquier tipo de maltrato animal y su confianza en los principios éticos que rigen «la mayoría de estudios de experimentación» dirigidos por profesionales de la investigación y la ciencia.