Autor:  Mateu
Introducción Stenopus Hispidus, una elegante gamba Esta elegante gamba, más grande que las demás ofrecidas en acuariofilia marina, tiene grandes antenas y unos colores muy atractivos: blancos y rojos en forma de rayas; sus pinzas son a la vez delgadas y muy largas, y le sirven   para agarrar todo aquel alimento que previamente habrá percibido con la ayuda de sus antenas. Se adapta muy bien a la vida del acuario, pero requiere rocas y corales para poder esconderse y esperar desde allí algún trocito de comida o bien para limpiar aquellos que hayan dejado los demás peces. Es muy curioso la forma de crecer que hacen estas gambas, ya que las stenopus hispidus harán mudas cada semana y media (aprox), por eso es necesario incluir calcio en la química del agua. Es posible que nos parezca que la gamba está muerta, dado el parecido de la piel mudada y la gamba en cuestión. Compatibilidad Las stenopus se pueden mantener con cualquier pez, aunque yo no intentaría tenerlas con ángeles demasiado grandes o depredadores como los peces cofre o ballestas; mucho menos con peces o camarones muy pequeños, porque podrían darles caza; eso sí, las stenopus no lo tendrían fácil, porque para tratarse de un camarón son bastante lentos.   Una cosa más: nunca tengáis más de uno, o más de una pareja (siendo esta compatible), porque se matarían entre ellos,   dado su alta territorialidad. La pareja es bastante evidente, ya que la hembra posee una pequeña parte azul en la zona inferior, que el macho no tiene. Alimentación Es muy sencillo alimentarlas, incluso el primer día de tenerlas: comerán la misma comida que los peces, krill, larvas de mosquito, etc, pero siempre desdeñarán aquellos trozos más pequeños. Podemos darles también trocitos de calamar, gambas, caracolas de mar hervidas o trocitos de pescado. Su poder de búsqueda de comida es tan grande que no dudará en sacar de los tentáculos de vuestra anémona el alimento que la habréis dado, llegando a ser bastante molesta en este sentido.