El frío es una época del año que tiene sus adeptos, ya que con él llega la nieve y el momento de esquiar, pero en lo que respecta a la mascota, el frío puede acarrear algún que otro inconveniente.

Cuidados invernales gatos - Gato en la nieve

Lo primero que se pone en riesgo es su salud, ya que el frío intenso no es el mejor amigo de los gatos. Por ello, si tu gato tiene acceso al exterior, debes evitar los cambios bruscos de temperatura. Esto también afecta a los ejemplares que disfrutan cobijándose bajo las mantas, ya que al salir experimentan un cambio brusco de temperatura.

Si tu gato acaba resfriado, lo que es fácil de ver por los síntomas (estornudos, mucosidad nasal, ojos llorosos y comportamiento algo apático), hay que llevarlo al veterinario para que determine si requiere un tratamiento o no. Esto es muy importante, ya que un simple resfriado puede agravarse.

 

Cuidados invernales gatos - Gato en la calle

 

Aunque todos los gatos acusan la llegada del frío, hay varios grupos de población felina que son más sensibles a él: los gatitos, porque su sistema inmunitario todavía es inmaduro; los gatos mayores de 7 años, porque tienen las defensas algo mermadas y puede  que ya tengan alguna enfermedad articular; los gatos cuyo manto no les proporciona suficiente abrigo; y los ejemplares enfermos, sean jóvenes o viejos.

Aunque no es habitual, el gato puede experimentar una hipotermia si no puede resguardarse del frío intenso. En ese caso, lo primero es abrigarlo y facilitarle una fuente de calor adicional (basta con unas bolsas de agua caliente) y frotarle el cuerpo enérgicamente. Por supuesto, hay que llevarlo al veterinario cuanto antes.

Por otra parte, la Navidad, que está a punto de llegar, es una época festiva para nosotros, pero que produce muchísimo estrés en el gato: visitas, en algunos casos numerosas, que ríen y cantan sin parar. Si vas a hacer una fiesta en casa, es mejor que facilites a tu gato un lugar donde pueda sentirse tranquilo y nadie le moleste.

Antes de la llegada del frío es muy adecuado que sus vacunas estén al día y continuar con sus desparasitaciones periódicas. En caso de duda, consulta con tu veterinario.

 

Cuidados invernales gatos - Gato árbol de Navidad

 

Por su importancia, vamos a concluir con la alimentación. La Navidad es una época de excesos culinarios por nuestra parte pero que no debemos compartir con nuestro gato. Él debe seguir comiendo su alimento habitual en su horario de siempre, sin recibir ningún extra,mucho menos si este es dulce.

Los excesos alimenticios pueden producir algún que otro trastorno digestivo, como diarreas y vómitos, que se pasa tras un par de días de malestar, pero también pueden producir sobrepeso y diabetes, lo que es más grave y más difícil de corregir.

Si tu gato es de los que roba comida si está a su alcance, en esta época del año, cuando hay tantos alimentos inadecuados para él en casa, lo mejor es extremar las precauciones y no permitir que acceda a ellos.

 

Cuidados invernales gatos - Gato en la nieve

 

Quizá hayas oído que durante el invierno el gato gasta más energía para mantener su temperatura corporal y que, por ello, hay que aumentar su ración diaria. Esto solo es verdad para gatos que viven en el exterior todo el día, pero no para aquellos que están dentro de casa la mayor parte del tiempo. Por ello, nuestro gato debe seguir con su dieta habitual, a no ser que el veterinario nos diga otra cosa.

Recuerda, si el gato tiene una dieta hipercalórica durante estas fechas puede aumentar su peso, lo que requerirá ponerle a dieta después. No olvides la máxima, ¡más vale prevenir!

 

Autor: www.royalcanin.com