Los gazapos o también conocidos como crías de conejo se encuentran muy indefensos cuando nacen. Y esto puede deberse a que muchas hembras rechazan a sus crías en ese momento por el estrés del parto o por la propia naturaleza de cada animal.

Si esto ocurre, debes retirar rápidamente a las crías de la madre y cuidarlas siguiendo las recomendaciones de tu veterinario de confianza. Mientras logras una visita en el centro veterinario puedes seguir estos consejos que vamos a ver hoy. Recuerda que debes estar muy pendiente e intentar darle los mejores cuidados para que los gazapos se sientan seguros y empiecen a crecer fuertes y sanos.

Gazapos

Consejos para cuidar a tu gazapo

Estos son algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de velar por tu gazapo. Pero recuerda que lo más importante es que acudas a tu veterinario de animales exóticos de confianza.

Busca un lugar seguro para darle calor

Normalmente, las madres fabrican sus propios nidos. Ayúdales, dejando en la jaula estos materiales: heno, pelo de cabra y fibra de coco. Otra opción es utilizar una caja de cartón y como base utilizar papel de periódico.

Si retiras a los gazapos de la madre, ubícalos en un lugar cómodo, donde puedan dormir tranquilamente y permanecer en calor (lo ideal es a una temperatura de 25º). Busca otro sitio seguro con los mismos materiales, evitando que estén cerca de una ventana o en corrientes de aire.

Sigue estas pautas para alimentarlo correctamente

Cuando las crías nacen y crecen con sus madres, solo debes observar su comportamiento. Las conejas alimentan a sus crías 2 veces al día. Y luego, se alejan de ellos un tiempo. Pero esto no es malo, así que preocúpate solo de si los gazapos no están pasando frío y de que su madre los alimenta correctamente.

Puede ocurrir también que la madre no les esté atendiendo bien. Así que intentaremos cogerla con suavidad  y la pondremos sobre ellos para que los alimente. Una vez que los gazapos empiecen a mamar, es muy probable que la coneja los amamante sola la próxima vez, sin ayuda de nadie.

Si el gazapo no está con su madre y esta no puede alimentarle, debes ocuparte al completo de su alimentación. En este caso ten en cuenta que nunca debes darle leche de vaca, y que necesitas buscar una leche apta para cuidar gazapos. No le des otros alimentos hasta después de la semana 8.

Pregúntale a tu veterinario cuál es el peso adecuado de tu conejo y lleva un control periódico del mismo. De esta manera sabrás si está creciendo y desarrollándose correctamente.

Estimúlales

Debes estimular su zona genital y anal para que orinen y defequen; y para ello debes utilizar un algodón húmedo y restregarlo suavemente por esas zonas durante 20-30 segundos antes de comer. Esto es algo que hace la madre de forma natural durante sus primeras horas de vida. Pero si los separaste de ella al momento, es algo vital que debes hacer porque su salud puede depender de ello.

Señales que indican que están enfermos

Para saber si los gazapos están sanos, basta con analizar si:

  • Tienen la barriguita llena.
  • Duermen cómodamente en su nido.
  • Tienen la piel lisa e hidratada (y no arrugada).

En cambio, si tienen un color azul y se mueven mucho buscando a la madre, eso significa que la madre no les está alimentando, ni cuidando bien.

Si tu coneja va a tener gazapos y debes cuidar de ellos te recomendamos que le dediques toda la atención posible, que sigas todas las recomendaciones de tu veterinario y que cumplas con aquellas necesidades que tiene un recién nacido.

 

Web: ClinicaAnimalesExoticos24h