Cómo cuidar a un conejo mayor (senior)

Los conejos son animales enérgicos, saltarines, curiosos y muy divertidos pero también envejecen. La esperanza de vida de un conejo (dependiendo de la raza) se sitúa en unos diez años. A los orejotas se les considera que entran en la edad «senior» entre los cinco y los siete años. Para que nuestro amigo tenga una vejez feliz, hay algunas recomendaciones que tienes que tener en cuenta.

 

 

Signos de envejecimiento en conejos

Los signos más frecuentes de envejecimiento en conejos son los siguientes:

  1. Pérdida de peso: a medida que los conejos envejecen, pueden perder peso gradualmente. Esto puede deberse a una disminución en la actividad física o a una disminución en la absorción de nutrientes.
  2. Pérdida de apetito: Los conejos mayores pueden perder interés en la comida o tener problemas para masticar y tragar los alimentos debido a problemas dentales o digestivos.
  3. Disminución en la actividad física:  al hacerse mayores se muestran menos activos y tienden a dormir más.
  4. Pérdida de elasticidad de la piel: la piel de los conejos mayores puede volverse menos elástica y más delgada.
  5. Cambios en la textura del pelaje: el pelaje de los conejos mayores puede volverse más áspero y opaco.
  6. Problemas dentales: Los conejos mayores pueden tener problemas dentales, como dientes desgastados, fracturados o con caries, lo que puede dificultar la masticación y la digestión.
  7. Problemas de movilidad: Los conejos mayores pueden tener artritis o problemas en las articulaciones, lo que puede dificultar la movilidad y el ejercicio. Es importante recortar las uñas de los conejos regularmente.
  8. Cambios en la visión: también pueden experimentar cambios en la visión, como cataratas o degeneración de la retina.
  9. Cambios en el comportamiento: se pueden mostrar agresivos o irritables.
  10. Dificultad para mantener la higiene personal: se lavan menos y su esmero en la higiene disminuye.

 

 

Recomendaciones

En general, cuidar a un conejo senior requiere paciencia y atención cuidadosa, pero con la atención adecuada, pueden vivir una vida larga, feliz y saludable. Algunas consideraciones adicionales incluyen proporcionar un ambiente tranquilo para el conejo, evitando el estrés y las situaciones que puedan causar ansiedad. Y también hay que tener en cuenta.

  • Visitas regulares al veterinario: Es muy importante llevar a tu conejo senior al veterinario regularmente para realizar chequeos de salud y detectar cualquier problema de salud lo antes posible. El veterinario examinará sus dientes,  articulaciones, sus ojos, la piel y llevará un registro de su peso para comprobar que se encuentra en buen estado.

  • Alimentación adecuada: La dieta de un conejo mayor debe ser baja en calorías y alta en fibra, para evitar problemas digestivos y de obesidad. Una dieta rica en heno de calidad y verduras frescas es ideal para un conejo senior. Además, es importante evitar alimentos con alto contenido de almidón y azúcar, como pan y frutas y frutos secos, ya que pueden causar problemas digestivos en los conejos mayores. También puedes considerar agregar suplementos específicos para conejos mayores, como glucosamina y condroitina para ayudar con la salud articular, siempre que tu veterinario te lo recomiende.

  • Ejercicio moderado: Los conejos mayores aún necesitan ejercicio, pero es importante asegurarse de que sea moderado y apropiado para su edad y nivel de actividad. Es importante que el conejo tenga un lugar seguro para hacer ejercicio, con una superficie suave y antideslizante para evitar lesiones. Si vemos que en algún momento cojea tenemos que llevarlo al veterinario.

  • Comodidades adicionales: Los conejos mayores necesitan una caja de arena más grande y fácil de entrar y salir, y una cama suave y cómoda para dormir. También es importante asegurarse de que el conejo tenga un ambiente seguro y cómodo, con una temperatura adecuada y una buena ventilación.

  • Comprobar su comportamiento: A medida que los conejos envejecen, pueden experimentar cambios en su conducta, como dormir más o tener menos energía. Es importante estar atento a estos cambios y consultar con un veterinario si hay algún signo preocupante. También es importante tener presente la ingesta de agua del conejo, ya que los conejos mayores pueden tener problemas renales y necesitan mantener una buena hidratación. Con un bebedero de biberón se puede medir fácilmente.

Es importante estar atento a cualquier signo de enfermedad o dolor en el conejo, y buscar atención médica de inmediato si hay algo anormal.

 

Autora: Antonia Villalba 

Visitas: 18

Compártelo

infoespecies