Es conveniente que consultemos a un veterinario especialista antes de cambiar la dieta de nuestro animal.

El principal problema con las dietas tradicionales es que el animal puede elegir lo que más le gusta, que casi siempre es inadecuado para su salud. Si logramos acostumbrar al animal a comer lo que nosotros queremos que coma tendremos el éxito asegurado, claro está, si sabemos lo que es más adecuado para su salud. Hay varias cosas que podemos hacer para que un pájaro coma lo que nosotros queramos pero lo principal es estar convencidos nosotros mismos de la importancia que conlleva un cambio de alimentación:

  • Para empezar podemos retirar todos los comederos y premios salvo un comedero y un bebedero. Todo consiste en ofrecer muy poca cantidad del alimento que le gusta (por ejemplo una cucharadita de postre de semillas) y el resto del comedero rellenarlo con el nuevo alimento (por ejemplo pienso) de forma que necesite comer el nuevo alimento para satisfacer sus necesidades, es decir, que tenga algo de hambre para que acepte el nuevo alimento. Al día siguiente, si no ha comenzado a comer el nuevo alimento, volveremos a llenar el comedero con éste y a añadir únicamente una cucharadita del anterior. En cuanto notemos que el animal come el nuevo alimento podemos retirar el antiguo o probar de nuevo con otro alimento diferente. Normalmente en menos de 5 días un ave acepta un alimento nuevo con éste método pero en animales especialmente tozudos (por ejemplo los periquitos o aves muy acostumbradas a las semillas) puede ser necesario llenar el comedero con el alimento antiguo durante un día entero cada 5 días para que recuperen fuerzas. En muchas ocasiones los animales se muestran “ansiosos” o “muy nerviosos” durante el proceso pero al cabo de unos días comienzan a comer el nuevo alimento. Éste método lo podemos seguir con todo tipo de alimentos que queramos que tomen. También podemos usar éste método pero de forma más gradual, es decir, mezclando los dos alimentos pero incorporando cada vez menos cantidad del que no nos interesa.
  • Un ave aceptará mejor un nuevo alimento si ve a otra, ya acostumbrada, alimentándose de él.
  • Un espejo colocado en el suelo sobre el que colocamos el nuevo alimento puede ayudarnos a que nuestro pájaro se coma ese alimento porque se acercará a su propia imagen y puede “creer que la imagen se lo está comiendo”. Esto parece ayudar especialmente en periquitos.
  • En ocasiones impregnar el nuevo alimento con zumo de frutas u otra cosa que le guste puede ayudarnos.
  • Si el animal se come el nuevo alimento podemos notar que cambia el color y textura de las heces, esto es normal.
  • Es conveniente controlar el peso durante el proceso y si pierde más de un 10% (10 gramos en una ninfa que pesa 100) comunicarlo al veterinario.
  • Si nos vemos incapaces es mejor llevarlo al veterinario e ingresarlo unos días para que él cambie sus hábitos alimenticios que darse por vencido.
  • Cuando un ave está acostumbrada a una variedad moderada generalmente aceptará un nuevo alimento sin que sea necesario hacer nada.

Cuando ya tenemos claro lo que hay que hacer para que nuestro ave se coma lo que nosotros queremos debemos ofrecerle el alimento más equilibrado posible. Esto depende un poco de cada especie de ave pero vamos a comentar a grandes rasgos cual puede ser una buena dieta para cualquier psitácida de las que viven habitualmente en los hogares y luego matizaremos sobre algunas especies concretas.

 

Alimentación en psitácidas

 

El secreto para una buena dieta es la variedad. No hay ninguna fórmula mágica y sencilla para alimentar a un ave, así que debemos dar la mayor variedad posible de algunos alimentos y teniendo en cuenta algunas directrices:

  • La base de la alimentación (50%) ha de ser un pienso compuesto especialmente para pájaro y de alta calidad. Aunque no queremos favorecer a ninguna marca comercial concreta la verdad es que sólo hay unas pocas que ofrecen las mejores garantías, éstas son entre otras: Harrison´s, Kaytee, PrettyBird y Zupreem. Sin embargo conviene variar la marca de pienso de vez en cuando. Si éstas marcas no están disponibles en nuestra zona podemos ofrecer cualquier otra, pero que sean “pellets” sin semillas; es mejor dar cualquier pienso compuesto que las mejores semillas.
  • La fruta fresca (20%) ha de estar presente todos los días y ha de ser lo más variada posible. La única fruta que hay que evitar es el aguacate, que es muy tóxico para todos los pájaros. Podemos darle todos los tipos de frutas que se nos ocurran: fresa, uvas, kiwi, mango, manzana, pera, naranja, higos, sandía, melón, melocotón, nectarina, paraguayo, ciruela, albaricoque, arándano, plátano, cereza, chirimoya, coco, dátil, frambuesa, granada, grosella, guayaba, guinda, lima, limón, mandarina, mango, maracuyá, membrillo, mora, níspero, papaya, piña, pomelo, etc.
  • Las verduras (20%) han de estar presentes todos los días en la mayor variedad posible y a ser posible frescas, sólo lavadas: brócoli, judías verdes, pepino, pimiento, calabacín, tomate, zanahoria, escarola, berzas, repollo, coles, remolacha, nabos, guisantes…y todas las que se te ocurran. Podemos dárselas cocidas sin sal y sin aceite pero es mejor frescas.
  • Otros (10%): dentro de éstos “otros” vamos a incluir gran variedad de alimentos que no pueden darse con demasiada frecuencia ni en gran cantidad:
    • Derivados lácteos sin sal y sin demasiada azúcar: queso fresco sin sal, yogourt…
    • Legumbres germinadas. Para prepararlas mantener las legumbres en remojo cambiando el agua cada 2-3 horas hasta que comiencen a germinar. Podemos germinar soja, lentejas, judías, garbanzos…
    • Pan, galletas sin sal, bizcocho, pasta sin condimentar: dar de forma ocasional.

 

Alimentación en psitácidas

 

Ahora vamos a citar algunas necesidades concretas para determinadas especies:

  • Yacos, Cacatúas y Guacamayos: necesitan aporte extra de ácidos grasos de alta calidad.
  • Loris: podemos suplementar con néctar casero hecho, por ejemplo, con zumo de frutas, miel y/o polen.
  • Amazonas: como desarrollan fácilmente problemas de obesidad quedan prohibidas las semillas, sobre todo frutos secos como nueces, cacahuetes y pipas de girasol.

 

Autor: Miguel Gallego                                 Web: Centro Veterinario Madrid Exóticos