Salto

El entrenamiento de un conejo requiere paciencia, tiempo y dedicación, es una práctica que, además de la finalidad que conllevan los ejercicios, servirá para crear un vínculo mayor entre la mascota y la persona, y estrechar lazos de confianza.

El sistema a enseñar está basado en el método del “click”. Es un sistema condicionado en la modificación de conducta, cuya finalidad es: Si un comportamiento tiene un buen resultado, el conejo lo hará otra vez. Con un clicker (un bolígrafo también sirve) y las recompensas, se puede entrenar a un conejo para hacer cualquier cosa de la que sea físicamente capaz. Conductas de salud, como por ejemplo orinar en el momento justo para un conejito con discapacidad en las patas traseras, sustituir un comportamiento más deseado que otro: que un conejo haga un rodeo en lugar de abalanzarse o morder. La mejor parte es que a muchos conejos les encanta hacerlo.

image

Si al final de un comportamiento se le da algo que le encanta, lo va a intentar de nuevo. Hay que repetirlo varias veces, para que asocie que exactamente ese comportamiento es el que queremos! Si se sienta, y no aguanta antes de que puedas premiarlo, basta con poner la mano en el lomo varias veces al clickar y recompensar. Asociará que cuando suena un click y se sienta, tendrá un regalo. El click comunica el comportamiento exacto que gana el premio.

En el entrenamiento del clicker, el conejo decide las recompensas. Los premios pueden ser comida, caricias, o acceso a los sitios preferidos. Ofrece a tu conejo un plato con diferentes alimentos, y usa como premio los alimentos que elige primero.

Comienza las sesiones de entrenamiento antes de sus comidas. Se puede trabajar con Pellets de pienso de conejo, o un bocado de trozos de verduras. Ofrécele una delicia y mientras mastica, haz click una vez. Cuando deje de masticar, que coma otro bocado y otro click. Alimenta y haz click hasta que las golosinas se acaben, y detente. El conejito une el sonido del click a la alimentación. Como se entrena, la respuesta se vuelve más fuerte. El clic dice: “La comida está llegando”.

Prepara 15 golosinas. Cuanto menor sea la sesión, más rápida será la formación. Una sesión breve y rápida mantiene al conejito interesado. Entrega el premio dentro de los 5 segundos del click. Esto debe ser un entretenimiento para el conejo, si no, no funciona. Asegúrate de que es divertido, de ritmo rápido y muy gratificante.

Click

Comienza por enseñarle a tocar un objetivo como un cascabel en un palo. Con sus golosinas cerca, mantén su premio a 1 centímetro de la nariz y del golpeador. El conejo comienza a girar la cabeza para mirar, y cuando suene el cascabel haz click y premia. Mantén el objetivo muy cerca de su cabeza y repite esta secuencia 15 veces. Mueve el premio, a la izquierda, derecha, por encima y por debajo de la cabeza. Cada vez que se vuelve a mirar, haga click  y premia. El objetivo es hacer que toque el cascabel. La primera vez que toca el blanco, haz click y dale 6 golosinas muy rápido! Detente antes de que se aburra. Gradualmente, iremos moviendo su objetivo más lejos. Él tiene que tocar la meta y ganar su recompensa el 85% de las veces. Si no lo hace, has alejado demasiado el objetivo y debes acortar la distancia. Pronto se seguirá el objetivo y hará un esfuerzo para tocarlo.

Poco a poco eleva el nivel para que se gane un click y el premio. Retrasa el click un segundo extra para una sentada más larga. Pídele dos acciones antes de hacer click y premiar. Como la habilidad del conejo aumenta, disfrutará con el aumento del desafío. Si no lo hace, regresa al nivel donde disfrutó por última vez este juego. Retrasar el click una pizca o pedirle más de un comportamiento también recompensa a la persistencia.

Añade señales verbales. Di “sienta” y utilizando el objetivo de que el conejo tiene que sentarse; haga click y premia. Utiliza esta palabra sólo cuando el conejo esté sentado. No lo utilices para otros comportamientos. Estáte preparado para hacer click, incluso si el conejo se extiende hacia arriba. Gradualmente retrasa ofrecerle el premio después de la indicación verbal. Con el tiempo, puede sentarse con la palabra “sienta“.

¿Qué trucos se te ocurren pedirle? Piensa qué quieres enseñarle, practica con ejercicios divertidos y fáciles. Puedes entrenarle incluso para determinados momentos en la consulta veterinaria para minimizar el estrés, o para cortarle las uñas. También puede ser útil cuando se presentan determinadas patologías como un estásis gástrico en el que tu mascota puede dejar de comer. Con un click se puede cortar el proceso al asociar ingerir vegetal.

El límite de entrenamiento lo marca tu imaginación. Bienvenido al mundo del adiestramiento de conejos!

Entrenamiento

 

 

Autor: Juan Luis Sánchez de León Sierra – Veterinario especializado en animales exóticos

Web: http://veterinarioexoticosmadrid.wordpress.com/