Las zoonosis son enfermedades que padecen los animales pero que pueden contagiarse a las personas.

Hay una larga lista de zoonosis que podéis consultar en esta web (http://www.cfsph.iastate.edu/Zoonoses/index.php). Nosotros vamos a hablar sólo de las que vemos con cierta frecuencia en la clínica diaria, es bueno familiarizarse con ellas para evitar problemas en nuestra salud. Os daremos pautas para prevenir su transmisión o para detectarlas lo antes posible.

¡Allá vamos! 😉

 

Clamidiosis, clamidofilosis o psitacosis

 

Pistacosis

La padecen sobre todo las aves, especialmente en ninfas, cotorras, periquitos y amazonas. Suelen padecer diarrea verdosa, anorexia, inactividad y conjuntivitis pero algunos pájaros están aparentemente sanos, los llamamos portadores asintomáticos. Si se diagnostica a tiempo puede curarse y en las personas puede producir una enfermedad parecida a una gripe que con el debido tratamiento también se cura; suele afectar con más frecuencia a personas inmunodeficientes. Se trata de una enfermedad de declaración obligatoria, es decir, los veterinarios estamos obligados a informar a las autoridades de cualquier caso que diagnostiquemos. Recomendamos hacer un test de esta enfermedad a los pájaros especialmente susceptibles (citados anteriormente).

Dermatofitosis o tiña 

 

Tiña
Es una enfermedad de la piel producida por hongos llamados dermatofitos. Hay muchos tipos de dermatofitos pero no todos son capaces de provocar enfermedad en animales y personas, depende de la especie de hongo. Como para conocer la especie es necesario hacer un cultivo de las lesiones que puede tardar unos días, es recomendable que se tomen medidas de precaución en cualquier caso sospechoso de ser tiña, es decir, acudir al veterinario cuanto antes para instaurar un tratamiento adecuado, tocar al animal con guantes y lavarse después. Tanto en personas como en animales las lesiones típicas por dermatofitos son de forma circular, se cae el pelo, coloración más o menos rojiza y en ocasiones producen picor. La infección en personas se produce por contacto directo con el animal infectado. Con un tratamiento adecuado con antifúngicos locales y/o sistémicos la tiña suele curarse sin problemas, a no ser que haya alguna enfermedad debilitante de fondo.

Acariasis o sarna

Sarna

Es una enfermedad de la piel que está producida por unos ácaros parasitarios, unos pequeños artrópodos del orden de los arácnidos y diferentes a los ácaros del polvo o de vida libre. Hay muchos tipos de ácaros que producen sarna y, aunque el de la especie Sarcoptes scabiei produce las sarnas mas serias en seres humanos, generalmente consideramos que todos los ácaros que provocan sarna pueden afectar en mayor o menor medida a las personas. Las lesiones más frecuentes en personas son el picor y la aparición de enrojecimientos puntiformes en las partes de nuestro cuerpo que están en contacto con los animales (por ejemplo los brazos y manos), ya que se transmite por contacto directo con la piel de los animales que padecen la enfermedad. Una de las sarnas que vemos más frecuentemente es la chyletiellosis de los conejos, provocada por un parásito llamado Cheyletiella parasitivorax que en conejos produce descamación sobre todo entre los hombros (como si tuviera mucha caspa). Con un tratamiento adecuado con antiparasitarios, la sarna suele curarse sin problemas, a no ser que haya alguna enfermedad debilitante de fondo.

Salmonelosis

Salmonelosis

Es una enfermedad causada por una bacteria (Salmonella) que provoca diarrea, fiebre y dolor abdominal en personas; si no se trata a tiempo puede dispersarse a otros órganos y requerir hospitalización. Todos los reptiles, y probablemente muchos anfibios, pueden ser portadores asintomáticos de salmonella, es decir, no les causa ningún problema pero la pueden transmitir a las personas. La transmisión se puede producir por tocar al reptil/anfibio infectado o sus excrementos e ingerir la bacteria si no nos lavamos las manos con agua y jabón antes de comer. No es posible tratar con antibióticos a los reptiles para que no tengan esa bacteria, volverá a aparecer en su intestino porque forma parte de su flora normal, la mejor medida es la higiene básica (tanto lavarse las manos con jabón como lavar la instalación regularmente con lejía diluida); de esa forma no debería haber ningún problema. En casas con niños pequeños que “se llevan todo a la boca” es importante vigilar el contacto con reptiles y concienciar a nuestros peques para que cuando sean grandes se laven después de tocar a la mascota.

Parásitos intestinales (Toxocara, Trichuris, Taenia, Larva migrans, etc.)

Parásitos intestinales
Algunos parásitos intestinales pueden producir enfermedad en las personas, por eso es recomendable desparasitar rutinariamente algunos animales, en especial los que tienen acceso al exterior. No recomendamos la desparasitación rutinaria en todos los animales exóticos, sólo en algunas especies. Para saber si es recomendable desparasitar a tu animal en concreto podéis contactar con nosotros.

 

Autor: Miguel Gallego                           Web: Centro Veterinario Madrid Exóticos