Este nuevo estudio ha identificado las diferencias entre niños que conviven con perros y niños que no lo hacen, hallando disparidad entre ambos grupos.

Los investigadores se propusieron identificar posibles diferencias significativas en el desarrollo socioemocional de los niños que conviven con perros en su vida diaria, en comparación con los niños que no tienen este tipo de contacto, y determinar en qué medida estas diferencias se asocian con sexo.

 

Niños con perros

 

Se estudió una muestra de 120 niños de entre tres y cinco años que comprenden dos grupos unos que poseían perro y otros que no, de dos escuelas públicas y una escuela privada.

Los datos se recopilaron utilizando el dominio personal-social  que evalúa la interacción adulta, la expresión de sentimientos y afectos, la autoimagen, la interacción con los compañeros, la cooperación y el rol social.

Encontraron que el contacto con perros tenía una asociación significativa con la socialización tanto en niños como en niñas y que las diferencias entre los dos grupos (perros y no perros) eran de gran magnitud. De hecho, el grupo que tuvo contacto con perros obtuvo puntajes promedio significativamente más altos.

 

 

Los resultados muestran que el contacto con perros en el hogar durante la primera infancia está relacionado con un desarrollo social más avanzado tanto en niños como en niñas, lo que es consistente con los hallazgos de otros estudios.