Compartir la vida con felinos reduce al 40% el riesgo de morir de una enfermedad cardiaca, disminuye la presión sanguínea y ayuda a liberar estrés…

Vivir con gatos mejora tu corazón

 

¿Vivir con gatos es bueno para el corazón? Los científicos dicen que sí. Varios estudios revelan que las personas que conviven con felinos tienen menos posibilidades de morir de un ataque cardiaco y sufren menos enfermedades de corazón. Y no solo eso. El amor que proporcionan estos amigos peludos a sus humanos les ayuda a reducir su ritmo cardiaco, liberar estrés y ser más felices, como se desvela en este artículo.

Los gatos protegen tu corazón, ¡a ritmo de maullido!

Compartir la vida con gatos protege el corazón, reduce el riesgo de sufrir un ataque cardiaco y hace menos probable padecer una enfermedad en este importante órgano. Los felinos, concluyen los científicos, ayudan a disminuir el riesgo de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral.

“Resulta que las personas que no viven con gatos corren un 40% más de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellos que sí comparten su vida con felinos”, explica el médico Adnan Qureshi, coordinador de ‘Vivir con gatos y riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular’, un estudio médico que ha seguido la salud cardiaca de un total de 4.435 personas durante diez años y en el que ha participado el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, uno de los centros de investigación más importantes del mundo.

Vivir con gatos mejora tu corazónImagen: belchonock

¿Cómo protegen los gatos tu corazón?

Vivir con un minino, ya sea atigrado, negro,… protege el corazón. Pero, ¿cómo lo consigue? Los gatos ayudan a liberar el estrés que padecen los humanos, a reducir la ansiedad y a bajar la presión arterial. En otras palabras: el amor felino consigue bajar el ritmo cardiaco y esto resulta ser el mejor protector para el corazón.

  • Aprenda cómo nos quieren los gatos.

“Compartir la vida con felinos nos ayuda a liberar el estrés, y esto es un alivio inmediato que reduce el riesgo de una enfermedad cardiaca”, afirma Qureshi, quien reconoce estar sorprendido por “el potente efecto que vivir con un gato” puede tener sobre la salud.

Amor gatuno, no solo bueno para el corazón

Las caricias que se dan a los felinos, el ronroneo que regalan cuando están contentos y su peculiar simpatía podrían ser algunas claves de este efecto positivo sobre la salud. Pero no solo eso: vivir con gatos también mejora la salud de los niños, ya que fortalece su sistema inmunológico, entre otros beneficios.

Los efectos positivos de los felinos sobre nuestra salud han sido confirmados por numerosos estudios médicos, como las investigaciones que determinan que vivir con gatos o perros reduce el estrés y aleja la depresión.

“Quienes viven con felinos tienen un ritmo cardiaco significativamente inferior y menor presión cardiaca; y, además, estos animales nos ayudan a reponernos cuando nos encontramos mal”, coincide la investigadora Karen Allen. Esta médica cree que el soporte emocional que las personas reciben de los gatos podría estar detrás del efecto positivo que estos peludos compañeros tienen sobre la salud humana. “Las personas consideramos a nuestros felinos como parte de nuestra familia, y esta percepción explica los efectos positivos que tienen sobre nuestra salud física y emocional”, concluye Allen.

Por desgracia, decenas de miles de gatos son sacrificados en España por no encontrar un hogar. Puede acudir a su centro municipal de adopción de animales o protectora más cercana… ¡para llenar su corazón de amor gatuno!

Autor: Eva San Martín                                                   Web: www.consumer.es