Un perro no es potencialmente peligroso por pertenecer a una raza, sino por la educación que le hayan proporcionado sus responsables y las circunstancias que haya vivido. La campaña #NoSomosPeligrosos aboga por el cambio de una ley injusta e ineficaz que estigmatiza a unas razas y potencia su cría ilegal y el abandono, con el consecuente colapso de refugios y protectoras.

Actualmente, son considerados potencialmente peligrosos aquellos perros pertenecientes a las razas y sus cruces contempladas en la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos y el Real Decreto 287/2002, del 22 de marzo: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu. Estas leyes se aprobaron prescindiendo totalmente de informes de expertos etólogos, educadores o juristas, y de estadísticas y datos que avalaran su utilidad y el objetivo que pretendía cumplir.

 

Por una nueva campaña para modificar la Ley de Perros Potencialmente Peligrosos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De hecho, el listado de razas a incluir fue propuesto por el presidente de la Real Sociedad Canina, criador de perros pastor alemán, raza que a pesar de su incidencia en episodios agresivos no fue incluida en la ley. Poco tiempo después de su aprobación, la ley fue recurrida por expertos en la materia como la Asociación de Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) y el Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona.

Según Anna Estarán, Coordinadora del Área Legal de FAADA (Fundación para el Asesoramiento y la acción en Defensa de los Animales), dicha ley “contiene restricciones, como ir con bozal y correa de menos de dos metros, que han generado graves consecuencias en los perros que pertenecen a estas razas. Además, ha generado otros problemas aún más graves como la cría ilegal, la falta de socialización de los animales afectados debido a las medidas que deben verse obligados a cumplir, el abandono de estas razas con el consecuente colapso de refugios y protectoras, añadiendo a todo ello la estigmatización y rechazo de los animales implicados, dificultando su adopción.

 

 

La correcta educación de cualquier perro y de sus responsables es la única medida eficaz para evitar posibles agresiones a personas u otros animales”. Es por ese motivo que FAADA lanza la campaña de recogida de firmas: #NoSomosPeligrosos, dónde pide la modificación de la Ley y pretende desestigmatizar la imagen de esos perros acusados de peligrosos solo por sus características físicas.

Estas leyes se aprobaron prescindiendo totalmente de informes de expertos etólogos, educadores o juristas, y de estadísticas y datos que avalaran su utilidad y el objetivo que pretendía cumplir.

Anna Estarán, también apunta que “un perro no es potencialmente peligroso por pertenecer a una raza, sino por la educación que le hayan proporcionado sus responsables y las circunstancias que haya vivido. De hecho, cualquier perro independientemente de la raza, tiene la capacidad de infligir daño a una persona o sus bienes”.

Países como Holanda y Italia ya han derogado esta ley a favor de potenciar una correcta educación, tanto de perros como de sus responsables. Tampoco existe una base de datos de registro de agresiones que permita determinar que se ha cumplido con el supuesto objetivo de la ley. De ahí que FAADA reclame que también se revise en España una ley tan injusta e ineficaz y se modifique para no perjudicar a los animales de estas razas y sus compañeros.

Más información sobre la campaña.

Petición de firmas: nosomospeligrosos.org.

Por: ECOticias.com