Los perros siempre han sido uno de los animales de compañía preferidos. Sin duda han logrado ganarse un espacio de privilegio en la vida humana y, con el crecimiento de las ciudades, los pisos y viviendas pequeñas también se han convertido en su hogar.

Si siempre has deseado tener una mascota pero crees que tu piso es demasiado pequeño, no tienes de qué preocuparte. Ya sean grandes o pequeños, los perros pueden sentirse cómodos viviendo en apartamentos, pero hay ciertos consejos muy eficaces para mantenerlos felices y saludables.

Cualquier perro es apto para vivir en un piso siempre que se satisfagan sus necesidades. Evidentemente un perro de raza pequeña y carácter tranquilo será más fácil que se adapte, pero si te gusta hacer ejercicio, un perro de raza más grande o pequeño que sea activo y siga tu ritmo será perfecto. Es esencial tener un perro acorde con nuestro modo de vida.

Otros factores que también son importantes, además del tamaño y el nivel de actividad, es fijarse en el pelaje y los cuidados que requiere, porque en época de muda de pelo se puede ensuciar mucho la casa. Las razas de perros con un pelaje lanoso como el bichón maltés, que no realizan una muda estacional, tienen grandes ventajas.

Los perros de esta última raza son muy buenos compañeros y juguetones, y a pesar del largo pelaje, no sueltan prácticamente nada de pelo. Si eres una persona tranquila, el bichón maltés tiene un carácter apacible y cariñoso, lo que le hace el amigo canino perfecto para la convivencia en pisos. Se adaptan fácilmente al entorno y no necesitan mucho ejercicio diario, siendo para ellos más importante la socialización que largos paseos.

 

Bichón maltes

Consejos a tener en cuenta para convivir con un perro en un piso

Pasear por la ciudad y zonas permitidas es suficiente para que el animal se relaje, se divierta y se relacione con otros perros.

Aunque es esencial pensar en la comodidad y el bienestar del animal y nuestra familia, también hay que considerar la tranquilidad de los vecinos. Es vital estar informado de las recomendaciones y normas de convivencia para no tener malas experiencias.

Como se ha comentado, el tamaño de la vivienda no es sumamente importante a la hora de tener un perro, lo fundamental es considerar el estilo de vida, la disponibilidad de tiempo y dinero y por supuesto, el compromiso por su felicidad.

Los perros son criaturas de hábitos, por lo que establecer unos horarios para salir a pasear, comer, jugar y que tenga un espacio especialmente para él, es esencial para que se sienta cómodo y le ayudará a adaptarse mucho mejor. Si tuviera que pasar tiempo a solas en el piso, es fundamental que todo lo mencionado anteriormente se realice, para que en tu ausencia descanse y no ladre.

Beneficios de tener un perro como mascota

Los perros establecen conexiones emocionales muy importantes con sus dueños, que son totalmente infranqueables. Son animales fieles que estarán a tu lado y te apreciarán. Los perros son enteramente altruistas, sólo desean tu bien y felicidad a su lado.

Tener animales protege contra las enfermedades cardiovasculares. Está demostrado que acariciarlos ayuda a liberar endorfinas, oxitocina, prolactina, dopamina y disminuye el cortisol. Lo que significa que el estado de ánimo es más positivo y proporciona sensación de bienestar.

A nivel psicológico, las mascotas se convierten en un apoyo en estados de ansiedad, depresión, duelo y aislamiento. Asimismo, promueven la relación y socialización con otras personas.

Lo mejor es que viven el momento presente, animales leales para los que siempre somos los mismos, pase lo que pase en nuestro día.