Imagen: Priority Pet Hospital

Cada edad del perro precisa una higiene dental distinta. El cuidado de los dientes de nuestra mascota es algo que hemos de realizar desde muy temprana edad, con el fin de que el perro se habitúe al cepillado. Conforme el animal va cumpliendo años, la higiene dental del can ha de ser más exhaustiva. Un alto porcentaje de perros tiene problemas dentales a partir de los tres años de edad. El depósito constante de la placa y el sarro en la base de los dientes provoca, primero, la inflamación en las encías (gingivitis) y una infinidad de problemas posteriores.

Antes de ser domesticados, los perros no tenían problemas de higiene dental. El can cazaba a sus presas, y al masticar la carne, los huesos y los tendones, éstos hacían las veces de cepillo de dientes natural. La anatomía del perro doméstico ha cambiado respecto a la de sus ancestros salvajes. Y aunque tanto a los cachorros como a los perros adultos les encanta masticar huesos, no es extraño, sin embargo, que esta práctica termine con un viaje al quirófano debido a que el animal ingirió un fragmento punzante, se cortó en la boca o se le fracturó un diente .

La higiene dental del perro es una responsabilidad de su dueño, quien ha de vigilar el cuidado bucal de su mascota

Ante esta situación, la higiene dental del perro pasa a ser una tarea de su dueño, quien ha de responsabilizarse del buen cuidado bucal de su mascota desde que ésta ya tiene sus dientes de leche, en torno a las tres semanas de edad. Pero el perro necesita cuidados dentales distintos en cada etapa de su vida. No es lo mismo la higiene bucal de un cachorro que la que debe procurarse a un can adulto o a un animal que ha entrado en su tercera edad.

Salud bucal en el cachorro de perro

Los cachorros no tienen su dentadura definitiva hasta los seis u ocho meses de edad, dependiendo de la raza. En este periodo, los hábitos de higiene en el perro están encaminados, sobre todo, a que nuestra mascota se acostumbre al aseo bucal. Es más que probable que al cachorro no le haga ninguna gracia que le anden hurgando en la boca con un cepillo, así que es aconsejable usar el dedo durante las primeras semanas de inicio de los cuidados dentales.

Eso sí, tenga cierta cautela. Los cachorros lo muerden todo y sus pequeños dientes son agudos como alfileres. Lo único que debemos hacer por ahora, sin embargo, es lograr que se acostumbren a que meteremos nuestros dedos en su boca, y que frotaremos con suavidad sus dientes y encías, con cierta regularidad. Esta operación ha de realizarse con cierta delicadeza debido a que, al estar el cachorro en pleno proceso de dentición, sus encías estarán más sensibles.

Cepillos de dientes para crías

Cuando el cachorro ya experimente el hábito de la limpieza bucal como algo normal, se debe realizar una vez por semana. Podemos ir cambiando, de modo progresivo, el uso del dedo por la utilización de un cepillo dental específico para cachorros. Existen en el mercado cómodos modelos que permiten insertar el dedo índice. Incluso los hay que vienen acompañados de masajeadores de encías.

Aunque en estas edades no suelen aparecer problemas de sarro, el objetivo es establecer una rutina de limpieza de dientes. Si no se pone empeño en esto, será más difícil prevenir la formación de placa bacteriana cuando el perro sea adulto, y las visitas al veterinario, por tanto, serán más frecuentes.

Limpieza dental en perros adultos y “senior”

Cuando el perro ya es adulto y posee su dentadura definitiva, los hábitos de salud bucal deben estar establecidos por completo. Los perros suelen comenzar a tener problemas de salud dental a partir de los tres años. Y a medida que avanza la edad del animal más vigilante hay que ser con su salud bucal.

Los perros suelen comenzar a tener problemas de salud dental a partir de los tres años

Los perros senior son mucho más propensos a padecer algún tipo de afección bucal, como rotura o pérdida de dientes y mal aliento. El cuidado de los dientes en los perros de edad avanzada ha de ser más estricta, por lo tanto. Hemos de estar atentos, al efectuar la limpieza, que el can no tiene lesiones en las encías. Si observamos heridas, roturas parciales en algún diente o sangrado, acuda a su veterinario.

No vale un dentífrico para personas

Sea cual sea la edad del animal, hemos de usar siempre productos específicos. No hemos de usar dentífrico de personas (por el alto contenido en flúor), ni bicarbonato de sodio: ambos pueden ser tóxicos para el animal. Para la limpieza bucal del animal es preferible usar un cepillo de cerdas blandas. Su veterinario podrá aconsejarla acerca de cuáles son los artículos más apropiados en cada caso.

Si su perro ya ha sido habituado a la rutina de la limpieza, no habrá ningún problema; en cualquier caso, y esto vale para todas las edades, realice la limpieza cuando el perro esté relajado. Que ya haya comido y salido de paseo. Un perro excitado dificultará la higiene de sus dientes.

El cepillado, paso a paso

El proceso de cepillado es el mismo para todas las etapas de la vida del perro, una vez que ha sido establecida una rutina adecuada desde que el perro es un cachorro. El primer paso es sentarse junto al can, una vez que éste se encuentra relajado. A continuación, frote con suavidad en la base de los dientes del animal, con ayuda del cepillo de cerdas blandas untado en producto específico de limpieza bucal para perros.

En la línea donde se unen dientes y encías es donde mayor riesgo de aparición de placa bacteriana existe. Por tanto, es la zona donde debemos extremar el cuidado dental de nuestro perro para que disfrute de una dentadura sana toda su vida.

Consejos

  • Habitúe a su cachorro a la rutina de la limpieza bucal. En un principio, use solo los dedos. Tenga cuidado con los pequeños dientes del animal, son muy agudos.
  • No use pasta dental de personas: el flúor y el bicarbonato de sodio pueden ser muy tóxicos. Elija siempre productos exclusivos.
  • El cambio del uso del dedo al cepillo ha de ser progresivo.
  • Realice la limpieza cuando el perro esté relajado. Después del paseo y de las comidas son buenos momentos.
  • Un perro senior es más propenso a roturas de dientes o a padecer mal aliento. Hay que extremar la limpieza y ser cuidadoso con ella.
  • No olvide revisar periódicamente la dentadura de su mascota con la ayuda de su veterinario.

Autor: Eva San Martín                                     Web: www.consumer.es