En este artículose tratará de explicar al propietario la importancia de preparar y acondicionar a una tortuga de la manera más óptima con el fin de sobrevivir a la hibernación en las mejores condiciones, las tortugas tienen que haber acumulado suficientes reservas de grasa corporal, lo que a su vez almacena la energía y el agua. Sin grasa y líquidos las tortugas mueren de inanición o deshidratación.

Hibernación

Las reservas adecuadas de grasa corporal son vitales para las tortugas en la hibernación mientras duermen, y si las reservas se agotan demasiado pronto, el cuerpo del animal comenzará a utilizar la grasa contenida en los músculos y los órganos internos, y con el tiempo éstas también se agotarán. Si esto ocurre la tortuga podría morir en una hibernación.

Examen pre-hibernación: Una buena idea para comprobar desde casa que tu tortuga está preparada para la hibernación. Se recomiendan algunas verificaciones sencillas:

-REVISA AMBOS OJOS: Para detectar signos de hinchazón, inflamación o secreción.
-REVISA OIDOS: Las membranas que cubren el oído interno deben ser planas. Los abscesos en oído son muy comunes y pueden tener consecuencias fatales si no se obtiene tratamiento.
-REVISA LA NARIZ: Una nariz que moquea constantemente requiere ser revisada por un veterinario especializado en exóticos urgentemente. La presencia de un exceso de moco estimula el crecimiento de bacterias, y por lo tanto pone a la tortuga en peligro adicional de enfermedades como rinitis o la estomatitis necrótica.
-REVISA DENTRO DE LA BOCA: Busca cualquier signo de anormalidad o cambio de color que te llame la atención.
-REVISA LA COLA: Para vigilar signos de inflamación o infección interna, los signos decloacitis muestran heces anormales y de fuerte olor. Toma una muestra de la excreción cloacal para que la examine tu veterinario de exóticos en el microscopio.
-REVISA LAS PATAS: Busca cualquier bulto o hinchazón inusuales; los abscesos son frecuentes en los reptiles y si no se trata puede causar la pérdida de una extremidad o incluso la muerte.
-REVISA EL CAPARAZÓN: Busca cualquier signo de fluidos, o cualquier área blanda o malolientes que podrían indicar una dermatitis necrótica.

Tortuga

Estas comprobaciones básicas forman su examen previo, esencial para la hibernación. Controla su peso y revisa que no tenga anomalías. En caso de duda la mejor opción es siempre buscar el asesoramiento de un veterinario especializado.

Pre-hibernación período de ayuno

Tortuga

 

Los factores clave que inician el comportamiento de hibernación comienzan a principios de otoño. Estos desencadenantes ambientales incluyen:

-Reducción de la temperatura ambiente. Los días se hacen más frescos con temperaturas máximas más bajas. Longitudes de días más cortos.
-Reducción de la intensidad de la luz del día.
-Cambios en la presión atmosférica. Los reptiles son muy sensibles a estos cambios.

A medida que estas condiciones se vayan acentuando la tortuga se volverá menos activa y menos interesada en la alimentación. Es el denominado ‘período de inducción de hibernación’.

Se recomienda mantener a la tortuga por encima de 13 ºC durante al menos 2 semanas después de la última comida para dar tiempo a los alimentos en el tracto digestivo a ser procesados adecuadamente. Lo más peligroso es poner a una tortuga en hibernación (es decir, por debajo de 10 ºC) justo después de mantenerla en algún lugar cálido donde se alimenta normalmente. Si esto ocurre, el tracto digestivo contiene grandes cantidades de alimentos semi-digeridos y la tortuga corre un grave peligro. Esencialmente, la comida puede producir internamente gases y toxinas peligrosas. Cuanto mayor sea la tortuga, más largo será el tiempo necesario para digerir los alimentos en el estómago.

*Las tortugas grandes (2-3kg) requerirán alrededor de 1 mes de ayuno.
*Las tortugas pequeñas (<1 Kg) suelen requerir un período de ayuno de 2 semanas.

No se recomienda un ayuno inferior a 2 semanas, incluso para tortugas muy pequeñas. Todos estos períodos son dependientes de la temperatura: A bajas temperaturas, el tracto digestivo se ralentiza y se necesitará más tiempo para digerir la comida en el estómago. A temperaturas más altas, el proceso es más rápido.

Mantén la tortuga fuera (si la temperatura es segura) durante la primera mitad del período de inducción, y luego en una habitación sin calefacción (de nuevo, si la temperatura es adecuada) para la última mitad del período de ‘dormirse’. Estará cada vez menos activa. Con el tiempo, no va a salir de su lugar para dormir. Ten en cuenta que en este proceso no se le debe ofrecer alimentos, se le debe ofrecer agua en baños por lo menos 3 o 4 veces por semana.

Prevención de daños por heladas en una Hibernación

imagenEs muy importante que una tortuga nunca se exponga a temperaturas de congelación, aunque sea por poco tiempo. La hibernación en lugares cálidos no es lo más adecuado, ya que las altas temperaturas también pueden causar problemas. Una vez que la temperatura se eleva por encima de 10 ºC, la tortuga comienza a utilizar la grasa y energía y puede agotar sus reservas para sobrevivir la hibernación.

La hibernación debe producirse a una temperatura lo suficientemente baja para conservar la energía, pero no tan bajo como para exponerla a riesgo de congelación. En tortugas mediterráneas, la temperatura de hibernación debe mantenerse lo más cerca posible a 5 ºC en todo momento, día y noche.

Hay tres métodos principales de hibernación. Cada uno tiene ventajas y desventajas:

Hibernación subterránea

Este método funciona mejor en suelos arenosos y bien drenados. Los terrenos arcillosos densos no son muy adecuados. Los principales inconvenientes son que es imposible controlar a la tortuga regularmente, puede ser vulnerable a un ataque de roedores, y si el suelo está demasiado húmedo podría morir. Por otra parte, las tortugas enterradas raras veces se congelan. Ten en cuenta que los roedores, y posiblemente otros depredadores, atacarán tortugas latentes. Es esencial que todas las áreas donde se guardan las tortugas sean a prueba de roedores, y que cualquier caja que contiene los animales se coloquen dentro de una cubierta protectora de alambre. Son muy comunes los ataques por roedores produciendo lesiones graves en la cola y extremidades.

imagen

Hibernación en una caja

Este es el método tradicional. Por desgracia, también está asociada con altos niveles de daños por heladas a menos que esté monitoreado muy cuidadosamente. Las tortugas que hibernan en interior pueden estar sujetas a fluctuaciones de temperatura. Estas temperaturas pueden elevarse fácilmente por encima de 10 ºC durante periodos prolongados, o descender por debajo del punto de congelación letal.

imagen

Refrigerador de hibernación

Muchas veces se utilizan métodos de hibernación con control de temperatura en base a los refrigeradores y han demostrado ser muy seguros y eficaces. Si vas a emplear este método por primera vez, es esencial que te asesore un veterinario especializado en exóticos sobre cómo debes hacerlo. En mi opinión este método es actualmente el más seguro de todos los métodos disponibles en la actualidad. Lo ideal sería colocar a la tortuga en un recipiente de plástico lleno de un sustrato de tipo natural con sustrato arenoso, para que la tortuga excave de forma natural. La parte superior del recipiente tiene que permitir la circulación de aire, y comprobar la temperatura regularmente.image

Si la tortuga pierde más del 1% del peso total en más de un mes, la hibernación se debe interrumpir. Cualquier tortuga que se ha orinado en hibernación también debe despertarse, y debemos rehidratarla y cambiarla  en condiciones cálidas durante el resto del periodo de hibernación. Estos animales estarían en riesgo extremo de deshidratación.

Hay que estar alerta a cambios repentinos de temperatura durante la noche en diciembre, enero y febrero. La mejor forma de comprobar la temperatura es mediante el uso de dos termómetros, totalmente independientes situados fuera de la caja de hibernación.
Nunca debes intentar hibernar una tortuga sin un seguimiento constante de las temperaturas mediante termómetros fiables.

Se recomienda hibernar tortugas en ‘caja doble‘. Esto significa utilizar primero una caja externa, más grande, y una caja interna más pequeña situada justo en el centro con el espacio intermedio lleno de material aislante. Material apropiado como tiras de papel o virutas de embalaje. No se recomienda el heno o paja, ya que a menudo contiene esporas de moho.

Refrigerador tortuga

Prepara el entorno de tu tortuga para prevenir ésto.

Cuidados después de la hibernación 

Tortuga comiendoAl aumentar la temperatura ambiental hacia 10 ºC la tasa metabólica de una tortuga comienza a volver a la normalidad, el uso de energía se incrementa, y el metabolismo de una tortuga empezará a reactivarse.

Se inician una serie de procesos químicos y biológicos complejos cuando una tortuga se prepara para salir a la luz de una estación cálida. En este punto, a menudo se encuentran con su principal dificultad. Al salir de la hibernación una tortuga agota sus fuerzas, tiene un nivel bajo de glóbulos blancos, y es muy vulnerable a infecciones. El glucógeno (reservas de energía almacenadas en el hígado) también será muy bajo en este momento.

A menos que reciba la cantidad adecuada de calor y luz se negará a comer, utilizará sus reservas de grasa y energía existentes, y comenzará a disminuir rápidamente. Si la tortuga se despierta, y la temperatura se sitúan por encima de 10 ºC habrá que mantenerla despierta.

Hibernación

Retira la caja de hibernación y deja que se caliente, colocándola en una habitación moderadamente cálida (25ºC). Las tortugas deben tener más luz y calor en este momento tan delicado, con el fin de acelerar la reactivación de su sistema digestivo.

La hidratación

Tortuga bañoSe recomienda colocar la tortuga en un barreño de agua tibia donde no le cubra la cabeza. Es la mejor forma de hidratarla.

Beber es, en esta etapa, mucho más importante que la comida, tanto para la deshidratación como para eliminar la presencia de toxinas en la vejiga. Hay que insistir en que beba primero, alimentando más tarde.

La tortuga también se debe mantener caliente como se ha descrito anteriormente. Uno de los procesos más importantes que se reactiva tras la hibernación es la liberación en el torrente sanguíneo de una sustancia llamada glucógeno, que se ha almacenado en el hígado. Esto proporciona energía extra para dar a tu tortuga un ‘empujón’ inicial. La alimentación debe tener lugar antes de que éste se agote.

Hibernación tortugasTodas las tortugas deben alimentarse en los primeros 10 días de salir de la hibernación. Si no lo hace debes llevarla a tu veterinario de exóticos.
En la mayoría de los casos, si le proporcionas unas condiciones adecuadas y una buena hidratación, tu tortuga tendrá una recuperación muy rápida, y no tardará en alimentarse con normalidad.

 

 

 

 

Autor: Juan Luis Sánchez de León Sierra – Veterinario especializado en animales exóticos

Web: http://veterinarioexoticosmadrid.wordpress.com/