Los tiburones habitan en nuestros mares y océanos desde hace más de cuatrocientos millones de años. Se tiene conocimiento de que hay más de quinientas especies.  Entre ellos podemos encontrar ejemplares que apenas llegan a los 20 cm. de longitud como el tiburón enano, hasta el tiburón ballena que puede llegar a medir hasta 15 m. de largo. También hay especies de tiburones poco conocidas como el tiburón duende catalogado como «raro» ya que el color de su piel es rojiza, rosada y gris. Normalmente la tonalidad del color en otros tiburones es gris, eso sí en todas sus escalas de colorido.

 

Tiburón duende - Mitsukurina owstoni
Foto propiedad de: www.tiburonalia.com

 

Datos interesantes sobre los tiburones

Para conocer realmente a los tiburones antes hay que situarlos. Empezaremos por decir que pertenecen a la familia de condrictios porque su esqueleto es cartilaginoso, no es óseo como en los peces.

Los dientes de los tiburones no tienen raíces, por lo que se suelen romper fácilmente. La evolución le ha dotado con hileras de dientes. Pueden tener entre cinco y diez hileras, con dientes preparados para emerger al exterior en el caso de que alguno se rompa, en cuestión de un día.

Los escualos tienen un olfato muy desarrollado. Las fosas nasales poseen células sensoriales que les ayudan a identificar a las posibles presas.

Siempre tienen que estar en movimiento, no paran para dormir.

Algunas especies de tiburones pueden llegar a vivir más de 400 años como es el caso del tiburón boreal del Ártico.

Hay un grupo de tiburones del género de elasmobranquios Hemiscyllium que se sirve de sus aletas para caminar sobre el fondo marino en aguas poco profundas realizando así sus capturas alimenticias.

 

Tiburón blanco - Carcharodon carcharias
Foto propiedad de: Yzx

 

Reproducción de los tiburones

Los tiburones son animales solitarios, por lo que la hembra cuando está preparada para aparearse suelta en el agua residuos hormonales que son percibidos por sus posibles pretendientes a unos pocos kilómetros de distancia.

En el cortejo el aspirante a la cópula nada alrededor de la hembra haciendo círculos. También se producen juegos con pequeñas dentelladas y mordiscos cariñosos que normalmente no dejará secuelas al tener las hembras una piel mucho más densa que los machos.

La reproducción se efectúa de manera interna mediante el órgano llamado pterigopodio. Para fecundar a la hembra es necesario que el pterigopodio se llene de agua. Una vez introducido en la vagina se abre como si de un paraguas se tratase. La eyaculación la forman agua y esperma.

 

Tiburón ballena - Foto propiedad de: Abe Khao Lak

 

Es en la gestación de los pequeños escualos cuando se desarrollan diferencias. Aquí encontramos tres grupos diferentes:

Ovíparos

La hembra de tiburón deposita los huevos en rocas y algas. Se alimentan en el huevo de la yema hasta que están formados para salir al exterior. Aproximadamente el 30% de las especies de tiburones son ovíparos.

Vivíparos

Las hembras alimentan a sus pequeños dentro de su ser mediante un cordón umbilical. Cuando paren a las crías, están totalmente desarrolladas. Son  independientes de su madre cuando nacen por lo que tienen que buscar su propio alimento.

Ovovivíparos

Los huevos eclosionan dentro del vientre de la madre en el oviducto y son alimentados dentro del saco vitelino. Una vez reabsorbido el saco vitelino las crías son expulsadas al exterior por su madre.

 

Amenazas para los tiburones

Hay más de cincuenta especies de tiburones clasificadas como vulnerables, en Peligro o en Peligro crítico. Actualmente solo el el tiburón blanco, el tiburón ballena y el tiburón peregrino están protegidos internacionalmente por la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES). Los tiburones representan hoy en día el mayor porcentaje de especies marinas amenazadas en la Lista Roja de la IUCN. Se encuentran en serio peligro por la acción de la humanidad. Una de las causas es el comercio de sus aletas para la venta en el mercado asiático. Los tiburones son cazados con impunidad, se les corta las aletas en vivo, tirando su cuerpo por la borda como si de un deshecho se tratara, con lo que los animales mueren desangrados, ya que no pueden nadar porque se hunden.

 

Aletas de tiburón
Incautación de aletas de tiburón

 

Hay que tener en cuenta que los tiburones mantienen el ecosistema marino sano, como grandes depredadores que son y es un indicador de la salud del océano.

 

El tiburón no es la especie más peligrosa en la Tierra, el ser humano con sus acciones es el que está llevando al declive y desaparición de sus especies

Bibliografía

ICM Divulga

Oceana Perú

Oceana.org

 

Autora: Antonia Villalba