Dado que los reptiles también enferman y muchos de ellos muestran signos inespecíficos y muy variados muchas veces tenemos que recurrir a realizar varias pruebas diagnósticas como las radiografías, los análisis de sangre y otras incluso más completas como la endoscopía o el electrocardiograma.

 

 

Con la analítica de sangre valoramos posibles anemias, alteraciones renales, problemas del metabolismo del calcio…

 

 

 

 

 

 

Con la radiología veremos posibles fracturas, osteodistrofias, cuerpos extraños como piedras ingeridas, cálculos urinarios…

 

 

 

 

 

Con la ecografía podemos diagnosticar lesiones abominales como quistes, retención de huevos, derrames…

 

 

 

 

 

Con la endoscopia valoramos el sexaje y estados reproductivos, así como lesiones internas…

 

 

 

 

 

La electrocardiografía
es de utilidad para valorar su frecuencia cardíaca, ritmo y su estado metabolico.

 

 

 

 

 

 

Autor: Jose V. Griñán                                                         Web: www.blog.vetjg.com