Autor: Animals.net

 

 

Terrario
Terrario

Por substrato, para un terrario, se entiende todo aquel material utilizado para cubrir el fondo del recipiente que constituye el alojamiento del animal. Podría parecer que la elección de un tipo u otro de substrato no tiene más importancia que la meramente estética, pero cualquiera que disponga de   un terrario sabe que esto no es así.   Entre otras funciones el substrato contribuye a mantener el grado de humedad   del terrario, es el medio en el cual nuestro reptil “hace su vida”   (se mueve, se alimenta, defeca…). Además sirve muchas veces como base   o sustentación de otros adornos o accesorios que coloquemos. También   es el medio a través del cual ha de pasar el calor en el caso de que   la calefacción esté situada bajo este.

Todas las características que debe reunir el substrato para terrario, nos pueden permitir deducir cuales son las principales propiedades del substrato ideal: que sea barato;   duradero; que no sea tóxico para el animal por ingestión ni contacto; que no reaccione con otros materiales del terrario, ni se degrade dando substancias   tóxicas ( que sea inerte); que no pueda herir al animal al desplazarse sobre él; que sea lavable / desinfectable; que tenga capacidad de retención de humedad (para terrarios tropicales); que sea agradable a la vista (función decorativa) y de aspecto natural. Como es de suponer, no hay ningún material que cumpla todos estos puntos, por lo cual, tampoco hay acuerdo a la hora de decidir cual es el mejor substrato. Cada persona tiene un substrato que considera ideal, y que es el que mejor se adapta a sus necesidades y a las de su animal, pero que no tiene por qué ser el mejor ni el más adecuado parta   todas las situaciones. De ahí que lo más adecuado sea hacer un   pequeño resumen con los materiales más comúnmente utilizados   y que cada uno decida cual es el que mejor se adapta a su caso concreto.

Césped artificial

Césped artificial

Este material consiste básicamente en una base de tela formada por fibras plásticas sobre la cual se disponen cortas y finas tiras de plástico verde. El conjunto tiene un aspecto similar al césped.   Entre las ventajas de este material se pueden citar su resistencia al agua y otros elementos, su durabilidad, el que el reptil no puede ingerirlo accidentalmente salvo que lo rompa, el ser lavable y desinfectable sin que por ello sufra ningún tipo de alteración y el que el animal se puede desplazar por el sin sufrir ningún tipo de herida. El césped artificial tiene también una gran ventaja sobre otros materiales utilizados como substratos para terrarios, no es muy buen medio para la proliferación de ácaros y parásitos si se siguen las pautas de limpieza correctas.  Como contraartida también tiene una serie de inconvenientes. El primero es su precio, bastante elevado con respecto a otros substratos aunque quizás queda compensado por su durabilidad (a la larga sale mucho más barato   que otros materiales, puesto que no es necesario sustituirlo con tanta frecuencia).   El segundo problema es que aunque su aspecto no es desagradable si que se podría   decir que es poco vistoso o mejor aún, poco natural. En tercer lugar   no tiene capacidad de retención de humedad. Por último si a nuestro reptil le da por arañar el substrato y tiene garras fuertes acabará por romperlo (es duradero, no irrompible).   Cuando se emplea el césped artificial como substrato basta con cortar   un trozo de dimensiones adecuadas y colocarlo en el suelo de nuestro terrario. Un buen truco consiste en tener dos esterillas de las mismas dimensiones, lo   que nos permite cambiar una por otra una vez a la semana. La esterilla sucia   puede lavarse, desinfectarse y secarse mientras la de repuesto, limpia y desinfectada   esta utilizándose.

Papel de periódico

Los criadores y otras personas para las cuales la estética tiene menos importancia que la higiene del terrario usan como substrato papel de periódico cortado en tiras finas. Es un material barato. Su durabilidad no es relevante puesto que hay que cambiarlo por completo una vez por semana, no es nocivo para el animal ni por contacto   ni aunque lo ingiera, es un buen absorbente y permite mantener una higiene estricta. Debido a sus frecuentes cambios también dificulta el desarrollo de parásitos o que estos se mantengan escondidos en él.   Entre los inconvenientes se pueden citar que no es natural ni estético, que exige la limpieza del terrario semanalmente con renovación total del substrato y renovación parcial del substrato cada vez que el animal defeque. También presenta el inconveniente de destruirse con el agua y enmohecerse (no es un material válido para acuaterrarios ni terrarios con humedad ambiente muy elevada.)

Grava de acuario o cuarcita

Grava de acuario
Grava de acuario

Consiste en grava de cuarcita cribada para que tenga un determinado tamaño de grano. Se vende en tiendas de animales en distintos grosores. Según como se mire presenta todas las ventajas o todos los inconvenientes. En su favor hay que decir que es inerte y no reactivo, que su aspecto para terrarios desérticos es bastante natural. Es un material que se puede lavar y desinfectar, que es relativamente barato y que no tendría por que causar heridas a   los animales al desplazarse (la grava no debería presentar aristas). Como inconvenientes, todos los de los substratos tipo suelo. Puede servir de   refugio a parásitos (aunque no es un medio muy adecuado). Su ingestión   no es tóxica, pero puede dar lugar a problemas tales como obstrucciones   intestinales. Necesita el mismo mantenimiento que otros substratos tipo suelo   y además no sirve para retener humedad. Cuando se emplea este material como substrato hay que elegir cuarcita de grano   grueso. No usar nunca grava volcánica o similar (con poros) puesto que puede herir al animal y no se limpia con facilidad. Para lavar la grava basta con meterla en un cubo y añadir agua hasta que esta salga clara. Para   desinfectarla se la puede meter en el horno o microondas en un recipiente resistente al calor (por ej. en el caso del horno 30 minutos al máximo de temperatura) o dejarla en un cubo con agua con lejía un tiempo (ojo aclarar bien antes   de volver a usar en el terrario). Hay que retirar diariamente el material ensuciado por las deyecciones y tirarlo, y cada 2 o 3 meses sacar toda la grava, lavarla y desinfectarla. Pese a sus inconvenientes sigue siendo el material ideal para la parte acuática en acuaterrarios.

Serrín

Serrín

 

Casi todo el mundo afirma que el serrín no es un material adecuado como substrato. Si esta seco es polvoriento, y si esta demasiado húmedo se enmohece (se deteriora con facilidad). Puede contener substancias tóxicas, se introduce en los ojos de los animales y si se ingiere da problemas como obstrucciones intestinales .

 

No solo no ayuda a mantener la humedad ambiental sino que la reduce (si se quiere mantener una humedad del 70 % el serrín ha de humedecerse  y se enmohece, si se deja seco absorbe humedad ambiental). Su aspecto no es que sea muy natural. Es un escondite perfecto para los parásitos. Como ventajas se podría decir que es un buen absorbente de olores y que  es relativamente barato. Requiere el mismo mantenimiento que cualquier otro substrato tipo suelo, por lo cual es preferible usar estos al serrín.

Substratos tipo “suelo”

Englobamos aquí todos aquellos substratos que tratan de imitar en mayor  o menor medida los suelos naturales. Se componen de mezclas de distintos materiales como arena, humus, mantillo, turba, hojarasca…   Son los substratos de aspecto más natural y más decorativos, incluso permiten el crecimiento de plantas. Son baratos y ayudan a mantener un grado de humedad adecuado en el terrario. Por ser el tipo de substrato más natural no suele haber problemas por ingestión o heridas. Como inconvenientes hay que destacar algunos muy graves: en los casos en los que aparecen parasitosis en los animales, los parásitos emplean el substrato para refugiarse (adultos larvas o huevos), el tratamiento del animal y la desinfección del terrario es muy compleja mientras el substrato se mantenga; hay que destruirlo y limpiar y desinfectar el terrario. Requiere un mantenimiento estricto, hay que limpiar diariamente las deyecciones y el material contaminado por estas eliminándolos , cada 2 ó 3 meses como máximo hay que cambiar   todo el material y tirarlo (no es lavable ni desinfectable). Tiene la tendencia de pegarse al animal y a la larga puede dar problemas clínicos como micosis   o similares. Si compramos los materiales para hacer la mezcla hay que asegurarse que no lleven abonos u otros productos que pueden perjudicar al reptil y hay que esterilizarlo mediante calor, como ya se a explicado, antes de usarlo. No es un material válido para la parte acuática de los acuaterrarios. A pesar de lo dicho hay mucha gente que emplea este tipo de substratos porque es la única forma de lograr un ambiente natural. Esto no es ni bueno ni malo, simplemente tenemos que saber cuales son los problemas, realizar un mantenimiento adecuado y respetar algunas normas básicas, si hacemos esto no tendríamos por qué tener más problemas que con otros substratos. Hay que tener cuidado pues algunos materiales como por ejemplo la hojarasca no se pueden tratar con calor en un horno (se quemarían), en estos casos es mejor no emplear estos materiales si no están esterilizados.