Imagen: Keith McDuffee

¿Su perro es feliz? ¿Su can ve el cuenco medio lleno o medio vacío? Si tuviera que juzgar a su peludo compañero de fatigas, ¿diría que su mascota tiene una visión optimista ante la vida o pesimista? Conocer las respuestas a estas preguntas tiene su importancia. Y es que, como se explica en el siguiente artículo, los científicos han descubierto que los perros pueden ser tan pesimistas como las personas, y que estos canes más tristes también sufren mayor ansiedad por separación, ladran más y lo pasan peor durante las ausencias de sus dueños.

¿Su perro es pesimista u optimista?

Los perros pesimistas tienden a sufrir mayor ansiedad por separación, por miedo a que su dueño no regrese a casa

Los perros pueden ser tan pesimistas como las personas. Los científicos han confirmado algo que los dueños de canes ya sospechaban: algunos perros tienen una visión más negativa de la vida que otros. En otras palabras (y parafraseando el famoso dicho humano, adaptado a la versión canina): hay perros que ven el cuenco medio lleno mientras que otros lo perciben medio vacío.

Las implicaciones del pesimismo canino distan mucho de ser insignificantes: un can que destruye los muebles cuando estamos fuera de casa o que ladra de un modo desconsolado en nuestra ausencia podría ser una víctima del pesimismo. “Las personas felices y optimistas tienden a juzgar situaciones ambiguas de la vida de manera positiva. Con los perros pasa lo mismo: un can pesimista sufre más ansiedad por separación que un perro optimista”, asegura el veterinario Michael Mendl, del Centro de Biología del Comportamiento de la Universidad de Bristol.

¿El cuenco de su perro está medio lleno o medio vacío?

Esta inusual mirada a la psicología canina ha permitido a los científicos entender por qué algunos perros sufren el síndrome de la ansiedad por separación de un modo tan agudo, mientras que otros son capaces de soportar mejor las horas de soledad, cuando sus dueños se ausentan de la vivienda.

“Los canes que mantienen la calma tienden a ver el cuenco medio lleno (son más optimistas), mientras quelos que ladran y destrozan los muebles ven el cuenco medio vacío: es decir, su visión de la vida es más negativa”, añade Mendl. Las conclusiones de este interesante estudio de psicología canina han sido publicadas en la revista científica Current Biology.

La ansiedad por separación en perros no es una dolencia extraña: el 50% de los canes la padecen, afirman los expertos. Si se traslada esta cifra a la psicología canina, implica que la mitad de los cerca de 5,5 millones de perros que viven en España son más bien optimistas, mientras que la otra mitad tiene una mirada más triste ante la vida.

¿Su perro es feliz o padece tristeza? Descúbralo a continuación

Imagen: saratogajean

¿Cómo descubrir si el can con el que compartimos la vida es pesimista o, por el contrario, tiene una visión más positiva ante la vida?

Los investigadores observaron el comportamiento de 24 perros mientras se encontraban solos en una habitación. Algunos de ellos ladraron con insistencia o arañaron la puerta estresados. Al rato, colocaron dos cuencos en la misma estancia: uno estaba vacío, mientras que el otro contenía comida.

Los canes fueron entrenados para entender que el cuenco de comida podía estar lleno o vacío. Tras poner los platos en localizaciones aleatorias, ¿qué diferenciaba a unos perros de otros? Mientras que algunos no dudaron en correr para encontrar su cuenco con comida (canes optimistas), el resto (pesimistas) no mostró tanta confianza en encontrar el cuenco lleno y, en consecuencia, expresó menor interés en perseguir el plato. Su versión más negativa de la vida (es decir, su percepción de que el plato estaría vacío) ganaba.

Pero, ¿qué repercusiones prácticas tiene esta investigación en los canes con los que compartimos la vida? La importancia reside en entender la relación que existe entre estas diferentes visiones (pesimista, optimista) y el riesgo de que el animal sufra síndrome de ansiedad por separación, así como otros problemas psicológicos derivados de su falta de confianza. Los perros más estresados durante la ausencia de sus dueños resultan ser los canes más pesimistas. El miedo a que sus queridos amigos de dos piernas no vuelvan a casa (el cuenco medio vacío) es mayor que en el caso de los más optimistas.

Ansiedad por separación en perros: consejos

  • Los perros que padecen ansiedad por separación durante la ausencia de su familia humana necesitan ayuda. Un educador canino así como su veterinario servirán de guía en este camino.
  • Aprender a detectar la ansiedad por separación en el perro: el can ladra de forma desconsolada durante las ausencias de su dueño, realiza sus necesidades en casa e, incluso, puede destrozar mobiliario.
  • Algunas claves ayudan a reducir el estrés del perro durante la ausencia: enseñar al can que coger las llaves no siempre implica salir de casa, comenzar con salidas más cortas (y aumentarlas de forma paulatina), evitar el aburrimiento del perro y respetar sus horarios de comida y paseos.
  • La Asociación Nacional de Amigos de los Animales recomienda además “ignorar al can durante los 20 minutos anteriores de salir de casa”, así como evitar frases como “volveré pronto” y “pórtate bien”, que pueden aumentar aún más la ansiedad por separación de un perro.

 

Autor: Eva San Martin                                                       Web: www.consumer.es