Neurólogos y expertos en comportamiento canino aseguran que no existen estudios concluyentes sobre el sonambulismo en el perro. No obstante, personas y perros poseemos ciclos del sueño similares y no es descartable que existan canes sonámbulos, como analiza este artículo. Se exponen, además, las causas y consecuencia de los problemas del sueño en canes.

El sonambulismo es una alteración del sueño que se caracteriza porque el perro presenta una actividad física durante el descanso similar a la que realizaría en estado de vigilia.

Un can sonámbulo mantendría su actividad motriz durante el sueño, como caminar dormido, correr, saltar, llorar o ladrar. En ocasiones, estos movimientos que se llevan a cabo de manera inconsciente provocan interrupciones del sueño, que en general no afectan a la salud del perro.

Las alteraciones del sueño en perros no tienen por qué afectar la calidad de vida del animal

Los estudios concluyentes sobre el sonambulismo en perros no existen, pero sí se tiene constancia de canes que padecen alteraciones del sueño y que presentan una actividad motora intensa durante su fase de sueño profundo o REM (rapid eye movement o movimiento rápido de ojos).

 

Perro dormido

 

Un perro que duerme puede presentar movimientos en sus patas, similares a cuando camina o corre (pedaleo), gruñir, ladrar, levantarse e incluso caminar.

No obstante, esta actividad motriz durante el sueño no afecta a su salud, asegura Javier Miner, veterinario y neurólogo. Ello es así porque, en general, este tipo de alteraciones del sueño no afecta a la calidad de vida del perro.

Alteraciones del sueño en perros

El sonambulismo en el perro carece de documentación y por tanto queda por demostrar su componente genético u otras causas posibles. No obstante, el can sí puede sufrir alteraciones del sueño, como no dormir por la noche o despertarse a menudo debido.

Algunos cambios y factores ambientales explican estos problemas: una mudanza o la llegada de un nuevo miembro de la familia a casa, como un bebé u otro perro. Estas situaciones pueden alterar y estresar al animal, lo que se traducirá en la pérdida de la calidad de su sueño.

El componente genético de algunas alteraciones del sueño canino, distintas al sonambulismo sí se ha constatado en perros que padecen narcolepsia. Esta alteración del sueño consiste en que el perro despierto, en un momento dado se queda dormido, aunque esté en proceso de realizar determinada actividad, como pasear.

Problemas del sueño en perros, causas

La falta de documentación y estudios sobre el presunto sonambulismo de algunos perros no impide que algunos especialistas en neurología veterinaria sí crean que existen perros sonámbulos.

Los perros mayores suelen padecer más alteraciones del sueño

Las causas del presunto sonambulismo en perros no están determinadas. Pero sí el hecho de que determinadas enfermedades mentales, como la demencia senil, favorecen estas alteraciones del sueño.

Perrps dormidos

 

En la clínica de Psiquiatría Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid han estudiado los problemas de descanso de los canes mayores. Según su responsable, Miguel Ibáñez, “alrededor del 20% de los perros diagnosticados con demencia senil padece alteraciones del sueño, como caminar sin rumbo mientras duermen”. Otras causas del padecimiento de alteraciones del sueño pueden ser los tumores cerebrales, la encefalitis y otros trastornos mentales.

Consecuencias para la salud del perro

Un perro sonámbulo corre riesgo de sufrir caídas y golpes mientras duerme

Como en el caso de las personas, un perro que se agita, mueve y camina durante el sueño no es consciente de los peligros a los que queda expuesto: caídas o golpes pueden tener lugar cuando un perro dormido se mueve sin control. No obstante, la calidad del sueño del perro no se altera de manera preocupante por estos episodios de actividad física inconsciente durante el sueño, porque el animal está dormido de un modo profundo cuando ocurren.

Prevención y tratamiento de los problemas caninos del sueño

La prevención y el tratamiento de las dolencias que pueden provocar trastornos del sueño en el can es la mejor manera de prevenir la aparición de interrupciones del descanso.

Se aplican tratamientos con ansiolíticos o, en el caso de perros ancianos con problemas de senilidad, se recetan medicamentos específicos, según el caso.

Perro dormido

 

Las alteraciones del sueño en los perros suelen ser la consecuencia de otros factores, como el estrés, las enfermedades mentales o los tumores cerebrales, pero no al contrario. Por ello, si se tratan y solucionan estas circunstancias, la alteración del sueño desaparecerá.

Tres curiosidades sobre el sueño canino

  • Un perro duerme habitualmente entre ocho y diez horas por la noche, pero durante el día puede dormitar de manera intermitente, sin llegar a alcanzar un sueño profundo.
  • Los perros tienen el ciclo y las fases del sueño similares a los humanos. Es decir, duermen más horas durante la noche y experimentan varias etapas durante el descanso, que se caracterizan por un sueño más o menos profundo.
  • Los perros adultos sanos, entre los tres y los ocho años, suelen tener un sueño más estable y menos alteraciones del sueño que los cachorros y los canes mayores de ocho años.

 

Autora: Carolina Pinedo                     Web: www.consumer.es