perros-hospitales

Tener que mudarse a un hospital para pasar una enfermedad es una de las cosas más tristes que nos puede suceder al ser humano, una tristeza que aumenta si tenemos que separarnos de nuestros animales de compañía. Algunos hospitales han empezado a trabajar con animales en sus instalaciones. Ya sean animales de terapia o mascotas, ¿Es esta buena idea?

Perros terapia

Existen perros que han convertido los hospitales en sus hogares, son aliados de médicos y pacientes que “trabajan” como terapeutas, es decir, participan en terapias asistidas. Sus funciones son claras: animar a los enfermos, darles cariño y juegos, sobre todo si son niños. Las alas en las que suelen operar son las de Infantil, Alzheimer, Psiquiatría y Rehabilitación. Estas actividades motivan a los pacientes a moverse, a salir de la habitación, a tener sus mentes ocupadas en algo alegre…

El Hospital Sant Joan de Déu (Esplugues de Llobregat, Barcelona) fue el primero en romper la barrera y dejar a un perro poner la pata dentro de sus pasillos. Nùria Serrallonga, responsable de la unidad de intervenciones asistidas con animales, explicó en una entrevista a el periódico El Mundo que todo empezó en 2009, durante unas jornadas sobre humanización celebradas en el centro, “vinieron especialistas de un hospital de Florencia (Italia) -pionero en la terapia con perros en Europa- y fue un éxito”.

Para los escépticos que opinen que los animales son perjudiciales en un hospital, se han hecho estudios, como el publicado en la revista de la Southern Medical Association (EEUU), que asegura que el riesgo de que las mascotas transmitan infecciones a los pacientes ingresados es muy bajo. Por supuesto que antes de meter a ningún animal en un centro médico se le han hecho toda clase de revisiones para comprobar que tiene una salud completa.

Las alergias y las fobias son los únicos aspectos que pueden frenar la participación de algunos pacientes.

Las razas que más vemos en estos casos son las de Golden y labradores, por su apego y alegría pero cualquier can que esté educado puede ser susceptible a pasear por los pasillos de un hospital como si de un enfermero más se tratase.

Visitas peludas

Otras maneras de terapia, y más personalizadas, son las visitas de las mascotas a sus dueños en las habitaciones de los hospitales. Por ejemplo, en el hospital Juravinski  de Ontario, Canadá, permiten que las mascotas visiten a sus humanos enfermos, para ayudarles a sentirse mejor.

Beneficios

Cuando los pacientes consiguen ver a su mascota, sus signos vitales mejoran, también la depresión y el sentimiento de aislamiento, abre la comunicación y es un recordatorio de que el paciente tiene una razón para mejorar y volver a casa.

Como comenta la doctora Helena Díaz, jefa de Psiquiatría del Hospital de Torrejón para El Mundo se ha comprobado qula convivencia de los pacientes con enfermedad mental con los animales se ha traducido en una reducción de las dosis de algunas medicaciones, mayor adherencia de los pacientes con esquizofrenia y otros beneficios más intangibles que se han reflejado en el bienestar de los pacientes.

En un hospital de Ontario, Canadá, comenzaron a dejar entrar a las mascotas de algunos pacientes gracias a un programa llamado programa llamado Zachary’s Paws for Healing. Comenzó el 15 de Septiembre del año pasado después de que Zachary,  el sobrino de la creadora del pryecto, muriera. El deseo de Zachary (25 años) era únicamente ver a su a su perro Chase, “Cuando Zachary vio que no iba a sobrevivir al cáncer, me hizo prometer que comenzaría esta organización.”.  Muchos animales han podido ver a sus humanos gracias a la última voluntad de Zachary. Como cuentan en el siguiente vídeo, los beneficios han sido notables.

Web: www.mascoteros.com