Los consejos para hacer que el can supere su miedo a los petardos, las tormentas y otros sonidos fuertes incluyen desde realizar un sencillo cuestionario hasta crear una zona de seguridad en casa.

Imagen: zooK2

El perro puede tener miedo a los petardos, las tormentas, el ruido del tráfico, los truenos, el sonido del aspirador, etc. Las fobias de los canes a los ruidos fuertes no son extrañas, pero sí muy peligrosas, ya que pueden provocarle ansiedad que intente reducir destrozando muebles e incluso protagonizando arriesgadas huidas. Pero, ¿por qué tienen los perros pavor al ruido? Y, lo que es más importante, ¿cómo se les puede ayudar? A continuación se muestra cómo descubrir si el can tiene fobia al ruido, por qué tres de cada diez perros con capaces de anticipar los sonidos fuertes y cómo fabricar un refugio seguro contra los ruidos en casa.

Fobias del perro a los ruidos, ¿por qué?

Miedo a los petardos, al ruido del tráfico, a los truenos, al sonido del aspirador… Las fobias de los perros al ruido fuerte no son extrañas, y sí muy peligrosas. “Muchos de estos temores del can al ruido pueden aparecer incluso cuando el animal no ha sufrido una situación traumática asociada a ese fuerte sonido”, explican los veterinarios de la asociación Sociedad Humana, centrada en la defensa de los animales.

Imagen: philhearing

En otros casos, sin embargo, la fobia del perro a los ruidos es resultado de una experiencia traumática. “Si uncachorro es asustado con un sonido o un ruido inesperado, puede llegar a desarrollar un miedo o fobia a los sonidos fuertes, como los truenos, fuegos artificiales y petardos”, aclara la etóloga Stephen Zawistowski, vicepresidenta de la Sociedad de Comportamiento Animal.

Fobias del perro a los ruidos: un miedo muy peligroso

Los temores del can a los ruidos pueden solucionarse, si se actúa a tiempo. Sin embargo, si no se atienden, estas fobias pueden causar un problema permanente en los perros, incluso empeorar con el tiempo.

Imagen: Cordey

Los peligros más frecuentes asociados al miedo al ruido en estos animales son los comportamientos destructivos y el escapismo, añaden estos expertos. En otras palabras, los canes con fobias a los ruidospueden reaccionar rompiendo muebles de casa por puro miedo. Y, en el peor de los casos, los perros pueden escapar y perderse, como reacción natural a su pavor ante un sonido fuerte.

“El can intenta hacer frente al miedo que experimenta destrozando objetos mientras que intenta escaparse y esconderse con el fin de reducir su ansiedad”, explica la veterinaria Valentina Mariotti, etóloga de la Universidad Autónoma de Barcelona y coautora del estudio ‘Diagnósticos diferenciales y factores implicados en un problema de destructividad en el perro’.

Perros miedosos que anticipan el ruido

Tres de cada diez canes con temor al ruido aprenden incluso a prever la llegada del estruendo que les provoca pavor, según un estudio realizado por etólogos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). “El 30% de los perros es capaz de anticipar que en su entorno van a producirse estruendos a los que padecen fobia, como petardos o ruidos de fiestas, y expresan su angustia incluso antes de oírlos con temblores y tendencia a huir del lugar donde están”, concluyen los investigadores Jaume Fatjó y Paula Calvo, del grupo de etología comparada del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones (INAD) de la UAB, quienes han estudiado los efectos del ruido en 300 canes de toda España.

Imagen: Faith Goble

Este comportamiento, sin embargo, no tiene nada de “paranormal”. Es un proceso de aprendizaje que también ocurre entre las personas y que está relacionado con el mecanismo reflejo condicionado que ya descubrió Iván Pavlov a finales del siglo XIX.

De un modo parecido, los canes con miedo al ruido son capaces de relacionar otros sucesos que adelantarán el ruido que está por venir: una televisión con un determinado sonido, un grupo de personas que grita en la calle, etc.

Ayudar a un perro con miedo al ruido en siete pasos

El veterinario Fatjó ha elaborado un protocolo para ayudar a los perros con temor al ruido. Los consejos incluyen desde realizar un sencillo cuestionario hasta crear una zona de seguridad en casa.

Paso 1. Este cuestionario ayudará a saber si el can tiene un miedo excesivo a los petardos u otros ruidos fuertes.

Paso 2. Crear una zona de seguridad. El lugar servirá al perro para esconderse mientras dura el ruido. “El refugio debe ser de dimensiones reducidas y oscuro”, dice el veterinario. Puede valer el transportín canino o una sencilla caja de cartón.

Paso 3. La entrada al transportín debe quedar libre e incluso hay que quitar la puerta, para no obstaculizarla. Se puede cubrir el refugio con una manta, que reduzca el impacto acústico. Dentro, hay que colocar la manta o cama habitual de la mascota.

Paso 4. ¿Dónde colocar el refugio? En la zona más tranquila de casa: mejor si la habitación es interior y se pueden cubrir las ventanas con mantas, para reducir el ruido.

Paso 5. Mantener la calma. Hay que estar tranquilos, nunca reñir al can ni acariciarle en exceso si acude con señales de miedo, como temblores o gruñidos.

Paso 6. Compañía para el perro. Se le puede acompañar cuando esté en la zona de seguridad o refugio creado, para tranquilizarle.

Paso 7. No forzar la salida. No se debe hacer que el can salga de su refugio, aun cuando el ruido haya acabado. Es mejor mantener la calma e invitarle a salir con comida o juegos.

 

Autor: Eva San Martín                                            Web: www.consumer.es