El investigado abandonó a su perro, comunicando al servicio veterinario su muerte para tramitar la baja del animal

Agentes de la guardia civil de la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Rivas-Arganda, han investigado a una persona por su presunta implicación en un delito de maltrato animal.

La actuación tuvo lugar tras localizar en Campo Real, un ciudadano una perra con evidentes síntomas de abandono y con diversas heridas en sus patas delanteras, trasladándolo hasta los servicios veterinarios de la referida localidad. El servicio veterinario alertó al SEPRONA, al comprobar que el animal había sido dada de baja en el Registro de Identificación de Animales de Compañía.

La perra, de nombre Chispa, presentaba heridas en sus patas delanteras que le dificultaban andar, además de varios perdigones repartidos por el cuerpo, que podrían haber sido provocados por disparos de escopeta sobre el animal.

 

Maltrato animal

 

A partir de este momento los Agentes de la Patrulla del SEPRONA iniciaron la investigación para localizar al último propietario, con la finalidad de constatar los hechos por los que se había dado de baja al animal.

Tras localizar a los servicios veterinarios que gestionaron la baja, se identificó plenamente al propietario de la perra herida, el cual reside en Valdilecha, procediendo a su investigación por un delito de maltrato animal.

La perra, de nombre Chispa, fue remitida por el Ayuntamiento de Campo Real a la Protectora Zeus, que colabora con el consistorio, lugar donde permanece recuperándose de sus heridas.