gato

Las pulgas son insectos que para poder poner huevos y reproducirse necesitan sangre.

A lo largo de su vida su apariencia cambia y tiene una vida parecida a la de una mariposa, pero con menos glamour.

Ponen huevos, de estos salen unos gusanos que se denominan larvas. Estas larvas no viven sobre los animales sino en las casas, les gustan mucho las alfombras, la madera y la arena y necesitan humedad y calor para desarrollarse. Al cabo de 10 días más o menos tejen un capullo llamado pupa del que saldrá la pulga adulta.

Hasta aquí muchos conocemos este ciclo de vida. Lo que es interesante de destacar es que es difícil ver las pulgas sobre los gatos porque ellos se higienizan y se las comen, lo que se puede ver sobre la piel es la materia fecal de las pulgas que parece tierrita, ¡parece pero no es!. Si uno la moja se pone roja porque en realidad es sangre que defecó la pulga.

gato en el campo

Por lo tanto no ver pulgas no significa que no estén.

Así que tenemos una primera razón: las pulgas le quitan sangre al gato.

Las picaduras de las pulgas pueden desarrollar en algunos gatos que son susceptibles una enfermedad de la piel: la dermatitis alérgica por pulgas.

Segunda razón: que puede tener alergia. Cuando el gato come las pulgas si éstas están infectadas ingiere un estadio larval de un cestode que se llama Dipylidium. ¿Qué es un cestode? Es un gusano con rayitas, las tenias por ejemplo son cestodes. El Dipylidium se va a colocar en el intestino donde dará molestias. Pedacitos del cesto de que se llaman proglótidos pueden salir por el ano del gato, parecen granos de arroz rosado.

Aquí tenemos la tercera razón: Infección por Dipylidium.

Resultado de imagen de pulga infomascota

Cuando las pulgas chupan sangre también inyectan bacterias. Una bacteria que vive en la superficie de los eritrocitos se llama Mycoplasma y da una enfermedad, la Hemoplasmosis, que puede ser muy grave e incluso mortal. Esta enfermedad puede estar dormida y “despertar” cuando el gatito está enfermo de otra cosa. Para saber si está presente esta bacteria hay que hacer un estudio de la sangre de la oreja del gato. Esta bacteria es muy frecuente: el 30 % de los gatos de la zona norte del conurbano bonaerense es positivo.

Cuarta razón: la hemoplasmosis.

También pueden las pulgas tener otra bacteria: “Bartonella henselae” que está dentro de los glóbulos rojos del gato y por lo tanto va a estar en la materia fecal de la pulga. Esta bacteria puede enfermar a los gatos, a los perros y a las personas.

Quinta razón: infección por Bartonella henselae.

Por último las pulgas podrían pasar el virus de la Leucemia de un gato a otro. Sexta razón: adquirir una virosis grave.

Y ahora miremos el asunto desde el costado humano: las pulgas pueden picar a las personas y producir lesiones que pican mucho, generalmente en los tobillos. Si un niño come pulgas puede desarrollar un Dipylidium en su intestino.

Si un gatito con pulgas araña a una persona, jugando por ejemplo, y tiene en sus uñas Bartonella henselae, esta bacteria puede enfermar a la persona.

Todos los meses los gatitos deben recibir tratamiento antipulgas. Su veterinario le recomendará lo que le conviene.

Será siempre necesario pasar la aspiradora y tirar la bolsa ya que las pupas no se mueren con nada. Tenga en cuenta que Jamás-Jamás-Jamás se le debe aplicar un remedio para perros a un gato.

Autor: Dr. Rubén Mario Gatti                                              Web: www.aamefe.org