Imagen: Gavin St. Ours

Los gatos domésticos están más seguros que los felinos que pueden salir de casa y pasear por el barrio. Sin embargo, existen objetos domésticos comunes que implican un peligro serio para la salud de nuestro peludo compañero de vida. ¿Sabía que algunas plantas son muy tóxicas para los gatos? ¿Y que los ovillos de lana, con los que asociamos con frecuencia a los felinos, implican un riesgo serio de atragantamiento para su gato? A continuación, descubrirá seis artilugios domésticos que debería alejar de su gato: desde la lana y tapones de los oídos, hasta medicamentos y productos de limpieza.

Peligros para gatos dentro de casa

Objetos y plantas pueden implicar un peligro y poner en riesgo la vida de los felinos

Una vivienda es un lugar mucho más seguro para un gato que la calle. Los felinos están más protegidos y se enfrentan a un número notablemente inferior de riesgos que los animales con acceso al exterior, lo que explica que la esperanza de vida de los gatos haya incrementado y oscile entre los 16 y los 21 años.

Un gato doméstico tiene, entre otros, menor riesgo de contraer enfermedades víricas, de ser atacado por un perro poco amigable con los felinos o de ser atropellado por un vehículo.

Sin embargo, nuestras viviendas también suponen amenazas para los gatos, en ocasiones, poco conocidas. Objetos y plantas pueden implicar un peligro y poner en riesgo su vida. Si usted vive con un felino, esta lista de objetos domésticos comunes peligrosos para los gatos le será de utilidad.

1. Plantas peligrosas para los gatos: lilas, plantas de Pascua y otras

Aunque muy hermosas, las lilas o azucenas son una de las plantas más peligrosas para los gatos. De llamativas flores, son frecuentes en los ramos ornamentales. Sin embargo, todas las partes de esta planta resultan muy tóxicas para los felinos y pueden dañar de forma grave el funcionamiento de sus riñones.

Planta de Pascua, por Marit & Toomas Hinnosaar

Las plantas de Pascua, los helechos, hiedras, jacientos, boj y retama engrosan la larga lista de plantas peligrosas para los gatos, recogida por el Grupo de Estudio de Medicina Felina.

¿Cuál es el consejo? Estos veterinarios explican: “Para evitar accidentes, hay que eliminar de casa todas las plantas que puedan ser peligrosas para los gatos”.

2. Peligros para gatos: hilos y ovillos de lana

A pesar de la cándida estampa que conforman gatos y ovillos de lana, estos objetos suponen un peligro para demasiados felinos. “Lo que muchos propietarios no saben es que la lana, si es tragada por sus gatos, se transforma en un grave riesgo para su salud; y que las cirugías para extraer lanas e hilos del estómago de los gatos son más frecuentes de lo que creen”, explica la Asociación de Etólogos Felinos.

Lauren Mitchell

La rugosa lengua del gato, cubierta de diminutas espinas, es una herramienta eficaz para el acicalamiento felino. Les permite retirar los pelos muertos y restos de suciedad de su cuerpo. Sin embargo, estas espinas también les hacen sufrir malas jugadas: atrapan la lana e impiden que el gato pueda expulsarla.

3. Peligros para gatos: elásticos y gomas del pelo

Gomas del pelo y elásticos se convierten en improvisados juguetes para gatos. Muchos felinos se sienten fascinados por estos objetos domésticos, que incorporan a sus horas de juego felino.

Sin embargo, estos en apariencia inofensivos objetos también suponen un peligro real para los gatos: las gomas del pelo pueden causar una obstrucción en el intestino, de forma similar a lo que ocurre con las peligrosas bolas de pelo.

4. Medicinas: peligrosas para los gatos

Nuestras medicinas resultan peligrosas para gatos y perros. Por eso, es importante mantener el botiquín lejos del alcance de los peludos habitantes de la casa.

“Entre los medicamentos humanos peligrosos para los gatos están algunos tan frecuentes como la aspirina y el ibuprofeno, pero también los antidepresivos pueden ser tóxicos para los gatos”, explica la protectora Sociedad Humanitaria.

5. Productos de limpieza: peligro para gatos

Los productos de limpieza no sólo son tóxicos para los humanos, en caso de ser ingeridos. El peligro se extiende a nuestros gatos. Es crucial mantener todos estos productos químicos en un lugar cerrado y lejos del alcance de los felinos.

Imagen: Keith Williamson

6. Peligro felino: tapones de los oídos

De forma similar a lo que ocurre con el hilo y los ovillos de lana, los tapones para los oídos, en especial los que están fabricados con goma, también ejercen un potente efecto de atracción en los gatos.

Autor: Kristina D.C. Hoeppner

Estos objetos botan y resultan divertidos para los felinos. Sin embargo, de nuevo, también suponen un peligro potencial serio: no es extraño que los gatos los traguen y su intestino se obstruya, por lo que suponen un riesgo potencial para nuestros gatos.

Autor: Eva San Martín                                                                        Web: www.consumer.es