Los que tenemos mascotas sabemos lo que se las quiere. Pero hay veces que el amor ciego nos hace pensar que van a durar siempre, que todo lo que hacen lo hacen bien o les damos caprichos, como llevarlos sueltos donde no deben, por la carita con la que nos miran.

En España 4 de cada 10 viviendas tienen una mascota, como mínimo. Esa pasión pro los animales, cada vez más presente en nuestra sociedad, nos lleva a que cuando les pasa algo nos desvivamos y salgamos corriendo al veterinario. Aunque no siempre o no todos pueden permitírselo; hay tratamientos, operaciones o simplemente situaciones personales que no nos permiten enfrentarnos a esos gastos. Y los animales no tienen Seguridad Social. Lo más parecido que existe son los seguros de mascotas que cubren los gastos veterinarios consecuencia de un accidente o una enfermedad.

 

Seguros para mascotas

 

Tipos de seguros para mascotas

Existen tres tipos de seguros:

  • Seguro de veterinario: Cubren los costes de asistencia veterinaria cuando la causa en un accidente o enfermedad, desde las consultas a las cirugías.
  • Seguro de accidente: Cubren la asistencia veterinaria por accidente.
  • Seguro de responsabilidad civil: cubren las indemnizaciones frente a los daños causados por nuestra mascota.

Las pólizas suelen cubrir tratamientos como las consultas veterinarias, radiografías, pruebas diagnósticas, electrocardiogramas, análisis de laboratorio, intervenciones quirúrgicas y hospitalización del animal en clínica veterinaria.

La mayoría de los seguros ofrecen libertad de elección de veterinario o especialista, como por ejemplo la fuente consultada para éste artículo: Seguros para Mascotas Cover Seguros para Jóvenes. Algo que no solo es importante a la hora de acudir al veterinario de confianza, sino que si viajamos con nuestra mascota fuera de la ciudad, podremos ir veterinario más cercano o que este de guardia. Si que es cierto que algunas compañías tienen un cuadro de veterinarios concertados; en estos casos, la compañía reembolsa el 80% de las facturas de acudir a veterinarios de libre elección y no el 100% como en caso del uso de los concertados.

Seguros para mascotas

 

La mayoría de las pólizas no cubren condiciones pre-existentes (es decir, enfermedades previas a la contratación de la póliza) Además, también tienen un período de carencia (plazo que suele ser de 15 días para accidentes y 15-30 días para enfermedades) desde la fecha de contratación, plazo en el que el seguro no cubre.

Algunas pólizas tienen coberturas adicionales como responsabilidad civil, defensa jurídica; indemnización por fallecimiento por accidente y/o enfermedad; robo con violencia del animal; extravío; gastos por sacrificio y eliminación de los restos, de enterramiento o incineración; estancia en residencias canina por hospitalización del propietario; asistencia telefónica especializada…

Teniendo todo ello, lo esencial cuando tenemos una mascota es:

  • Mantener al animal vacunado, desparasitado y con el seguimiento de un buen programa sanitario.
  • Tener a las mascota debidamente identificado e inscrito en el censo municipal correspondiente.
  • Pasearlo evitando que se escape y ocasione un accidente o ataque a personas o animales.
  • No dejar al animal «aparcado» / atado en una farola o poste mientras realizamos una compra o gestión.
  • Contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra posibles daños. No es obligatorio contar este tipo de seguro para los animales domésticos, salvo para perros de razas potencialmente peligrosas (PPP), los cuales deben tener una cobertura mínima de 120.000 euros.  Este seguro ayuda mucho en mascotas que no son consideradas por la actual ley como peligrosas.

 

Seguros de mascotas

 

¿Y todo esto por qué lo contamos?

Pues porque hay casos en los que necesitamos un seguro, o nos vendría bien tenerlo, y no lo tenemos. ¿Y qué casos son esos? Por ejemplo, el gato se nos escapa, y en su huida provoca un accidente. Según nuestro Código Civil, el poseedor de un animal es responsable de los perjuicios que éste cause aunque se escape, lo roben o extravíe. Si que es cierto que notificar cualquier situación de pérdida, robo o extravío a la autoridad municipal encargada de la gestión del censo de animales en nuestro respectivo ayuntamiento ayudaría en el caso.

A la hora de determinar responsabilidades en estos casos, se tienen en cuenta diversos aspectos:

  • La actuación del conductor; si ha respetado las normas de circulación o no.
  • Si el vehículo tiene un mantenimiento adecuado.
  • Si la vía cuenta con las medidas de seguridad necesarias.
  • Y, por último, la responsabilidad del dueño o poseedor del animal.

Los accidentes de tráfico no solo son consecuencia de atropellos o invasiones sino que muchas veces lo provocan estando dentro del coche, sin las medidas de seguridad necesarias, haciendo que el conductor del vehículo se distraiga y provoque un accidente. De hecho, si el animal no iba bien sujeto puede suponer un peligro importante para los ocupantes del vehículo.

Así que, quered mucho a vuestras mascotas ¡y cuidadlas como lo haríais de vosotros mismos! y eso supone informarnos todo lo posible de sus posibles problemas, tanto sanitarios como civiles.