Autor: Mateu

Introducción

Scianochromis Ahli

El Sciaenochromis o Haplochromis ahli es uno de los cíclidos más vistosos y valorados del lago Malawi, el color de los machos es azul eléctrico muy brillante con unas zanjas de un azul oscuro en los lados y una vistosa raya   blanca que cubre la aleta dorsal: como resultado obtenemos un cíclido muy vistoso e interesante para el acuario de cíclidos del lago Malawi. Por contra, las hembras son amarronadas y más bien pasan desapercibidas, pero un grupo de 3 o 4 hembras junto a un macho constituyen un pequeño cardumen que hará las delicias de cualquier acuarista.

No se trata de un cíclido extremadamente agresivo, pero si que deberemos vigilar de poner un solo macho o sino las peleas acabarían con la vida   del oponente más débil; respecto a los demás peces, conviene mezclarlos únicamente con cíclidos del lago Malawi, ya que incluso los cíclidos del lago Tanganyka podrían estresarse fácilmente con este pez, pues no serían rival para sus grandes dimensiones (los machos alcanzan los 18 cms y las hembras los 15).

Alimentación

No es nada difícil alimentar cíclidos y el sciaenochromis ahli no es ninguna excepción: aceptará cualquier tipo de comida pasando por la típica comida artificial (hojuelas, granulado y sticks), larvas rojas de mosquito, artemia, daphnia, cyclops, mysis, etc, pero también agradecerá el alimento vivo como la artemia o daphnia y tambien un soporte vegetal a base de alimentos ricos en algas spirulina o una hoja de lechuga escaldada una vez a la semana.

 

Reproducción

No es difícil, si se mantienen bien los parámetros químicos del agua; si además de esto, la alimentación es correcta, nuestros   sciaenochromis ahli no tardarán en aparease. Esto se produce cuando el macho realiza excavaciones entre dos rocas y desde allí llama la atención de la hembra mostrándole su vistoso señuelo amarillo. Si la hembra accede al macho, se procederá el ritual de apareamiento, que consiste en un baile, donde parece que los dos peces intentan morderse la aleta anal   uno al otro; aunque realmente lo que está pasando es que la hembra lanza los huevos, el macho los fertiliza y seguidamente la hembra los recoge en la boca, cuando esto sucede, nos encontraremos con la hembra y su característica   bolsa negra en la garganta; allí están los huevos que eclosionarán en la propia boca de la madre y serán expulsados un mes después. En este momento, conviene separar la hembra de los constantes ataques del macho, que pretenderá seducirla otra vez, así que la introduciremos en un acuario de unos 40 litros, con un calentador, musgo de java, aireador y un   refugio para el pez. En este tiempo, la hembra ahli, no comerá, por lo   que no le daremos nada para comer, ya que sólo conseguiriamos estropearla calidad del agua.

En un mes, los alevines ya habrán salido y estarán nadando libremente, pero la madre estará hambrienta y convendría sacarla de allí para tenerla en otro acuario durante una semana más, pero esta vez la alimentaríamos con una dieta rica en vitaminas para que se recupere y posteriormente, la introduciremos de nuevo en el acuario principal. Los alevines   comerán alimento machacado de venta en locales especializados, aparte de esto convendría darles artemia recién nacida y más adelante, larvas rojas de mosquito troceadas, daphnia, tubifex y algún trozo de   lechuga o espinacas escaldada.