De todos es bien conocido el dicho de que los gatos tienen siete vidas, en el caso de Sam u Oscar, tres de ellas la gastó sin lugar a dudas en la II Guerra Mundial, durante el período de 1941 a 1943. Lo más curioso es que este felino fue testigo de ambos bandos, el nazi y el de los aliados. Te lo contamos en el siguiente artículo:

 

Oscar, Oskar o Sam

Oskar u Oscar

Pero empecemos por el principio. La primera vez que este gato blanco y negro subió a bordo de un barco fue en el acorazado alemán Bismarck. Este bigotudo se llamó en un principio Oskar u Oscar y era propiedad de uno de los marineros. El barco donde iba fue botado en 1939, aunque no se terminó del todo hasta el año 1940-41. Fue el acorazado más grande jamás construido por Alemania junto con su gemelo Tirpitz. La única misión en la que participó fue en la Operación Rheinübung, diseñada para atacar la navegación aliada entre Estados Unidos y Gran Bretaña. El Bismarck fue hundido en una gran batalla naval el 27 de mayo de 1.941. Cuando embarcaron había 2200 hombres a bordo, solo sobrevivieron 114 y por supuesto nuestro protagonista de la historia «Óscar» que se encontraba flotando a la deriva en una tabla. Fueron rescatados por el destructor británico HMS Cossack y Oscar fue rebautizado como Sam.

 

Sam

Sam

El marinero Sam sirvió a bordo del destructor HMS Cossack. La primera misión importante de este barco se llevó a cabo el 16 de febrero de 1940 en aguas de una Noruega que permanecía neutral en la guerra. Por sus fiordos estaba navegando el buque tanque alemán de suministros Altmark. En sus bodegas se encontraban unos 299 tripulantes británicos y extranjeros prisioneros capturados que tenían como destino los campos de concentración en Alemania. Winston Churchill primer ministro británico dio orden de rescatar a estos cautivos al HMS Cossack y fueron liberados.

 

Sam, Oscar, Oskar

 

Los siguientes meses tendría como misión escoltar a convoyes en el Mediterráneo y en el Atlántico norte. Fue en una de estas escoltar donde fue alcanzado por un torpedo de un submarino alemán U-563. Los daños eran muy considerables ya que el impacto arrancó un tercio de la sección delantera de la nave, declarándose además un gran incendio en ella. Perecieron 168 miembros de su tripulación. El resto fue rescatada por el HMS Legion. Se intentó remolcar al destructor pero debido a las condiciones meteorológicas tuvo que ser abandonado y se hundió al oeste de Gibraltar el 27 de octubre de 1.941. Nuestro querido Sam fue llevado a la orilla de las aguas gibraltareñas. Aquí también gastó otra de sus vidas.

HMS Ark Royal

Sam, Oscar, Oskar
Nuestro querido bigotudo Sam fue transferido al portaaviones HMS Ark Royal que curiosamente había participado en la destrucción del primer hogar en el agua de Sam, el acorazado alemán Bismarck. Por aquel entonces ya era apodado como «Unsinkable Sam» (Insumergible Sam). Cuando volvía de Malta el 14 de de noviembre de 1941 fue torpedeado, esta vez por el U-81. Se intentó remolcar al navío a Gibraltar pero la vía de agua que tenía hacía imposible remolcarlo. En ésta ocasión casi todos los tripulantes se salvaron, y nuestro querido Sam también, aunque al haberse mojado no estaba demasiado contento. Fue encontrado aferrándose a una tabla de una lancha, por supuesto empapado y su estado fue descrito como «enojado pero ileso». Todos fueron traslados a otra embarcación el HMS Lightning. El estimado navegante Sam consumió su tercera vida.

Jubilación

El hundimiento del Ark Royal supuso el fin de la carrera en la armada para Sam. Estuvo un tiempo en las oficinas del Gobernador en Gibraltar como invitado siendo después enviado al Reino Unido, donde vio transcurrir el resto de la guerra en la casa de un marinero en Belfast. Sam murió en 1955.

 

SAM

 

Como todo personaje de renombre Sam tiene en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich un retrato en su honor por la artista Georgina Shaw-Baker que representa a Oscar (o Sam) flotando sobre una tabla de madera. La obra se titula Oscar, el gato de Bismarck.

 

 

Autora: Antonia Villalba