La automedicación es bastante frecuente entre las personas, algo que se ha extendido también a las mascotas, pero, aunque se haga por su bien y buscando mejorar su estado de salud, esta práctica es un gran riesgo para ellas y puede acabar convirtiéndose en una urgencia veterinaria sino en algo más grave.

 

Automedicar a las mascotas puede ser un riesgo para su salud por distintos motivos

 

Te contamos los motivos por los que no se recomienda que se haga:

¿Sabemos realmente que le pasa a nuestra mascota?
Sólo un profesional capacitado puede determinar el diagnóstico tras realizarles las pruebas pertinentes. Las familias sólo pueden ver síntomas, pero no que lo causa, por lo tanto, la automedicación frente a un síntoma, puede no actuar contra el verdadero motivo o incluso puede agravarlo empeorando la situación.

Desconocemos si el animal está dentro del grupo/s para el que el medicamento está contraindicado.
Cada medicamento tiene una composición y está puede estar contraindicada para ciertas enfermedades o condiciones de la mascota, pudiendo causar efectos secundarios negativos en el mismo.

La dosis de los medicamentos puede variar.
La dosis que debe tomar cada paciente depende de factores como raza, peso, infección, gravedad, etc. Por lo tanto, mediante la automedicación, podemos pasarnos o quedarnos cortos, y en ambos casos puede acabar mal para las mascotas.

Riesgos de automedicar a las mascotas 2

Los medicamentos para humanos pueden ser tóxicos para las mascotas

Si se le dan ciertos medicamentos para humanos pueden acabar intoxicados.
No lo que funciona para las personas tendrá el mismo efecto en las mascotas ya que ciertas medicinas no son aptas para el metabolismo de los animales causándoles intoxicación y daños severos.

En definitiva, antes de automedicar a tus mascotas recuerda que puedes empeorar seriamente su estado de salud. Antes de hacerlo, no dejes de consultarlo con tu veterinario.

 

Web: Hospital Veterinario Valencia Sur