Entre las habilidades especiales de estos animales figuran la capacidad de volar, usar el sonido para moverse sin esfuerzo en la oscuridad completa, sobrevivir y tolerar enfermedades mortales, resistir el envejecimiento y el cáncer.

Bat1K, un consorcio mundial de científicos dedicados a secuenciar los genomas de cada una de las 1.421 especies de murciélagos vivos, ha generado y analizado seis genomas de murciélagos altamente precisos que son diez veces más completos que cualquier genoma de murciélago publicado hasta la fecha, para comenzar a descubre los rasgos únicos de los murciélagos.

El profesor Aris Katzourakis, del Departamento de Zoología de Oxford y coautor del estudio, dice en un comunicado: «Los genomas de mamíferos contienen rastros de infecciones virales antiguas, en forma de elementos virales endógenos. Este rico registro de fósiles genómicos puede dilucidar el patrón de asociación entre los virus y sus anfitriones en escalas de tiempo que abarcan millones de años.

«Las integraciones virales endógenas son indicativas de infecciones virales pasadas, lo que pone de relieve qué virus murieron y toleraron las especies de murciélagos y, por lo tanto, pueden ayudarnos a predecir mejor los posibles eventos de propagación zoonótica y el monitoreo viral de rutina directo en especies y poblaciones clave».

Para generar estos exquisitos genomas de murciélagos, el equipo utilizó las tecnologías más nuevas del DRESDEN-concept Genome Center, un recurso tecnológico compartido en Dresde (Alemania), para secuenciar el ADN del murciélago y generó nuevos métodos para ensamblar estas piezas en el orden correcto e identificar los genes presentes.

Emma Teeling, University College Dublin, directora cofundadora de Bat1K y autora principal, dice: «Dados estos exquisitos genomas de murciélagos, ahora podemos entender mejor cómo los murciélagos toleran los virus, ralentizan el envejecimiento y han evolucionado el vuelo y la ecolocación. Estos genomas son las herramientas necesarias para identificar las soluciones genéticas desarrolladas en los murciélagos que, en última instancia, podrían aprovecharse para aliviar el envejecimiento y las enfermedades humanas».

El profesor Aris Katzourakis dice: «Encontramos una amplia gama de virus endógenos dentro de los genomas de alta calidad de estas seis especies de murciélagos, que muestran una sorprendente diversidad de retrovirus endógenos, con algunas secuencias nunca antes registradas en genomas de mamíferos.

Nuestro trabajo confirma interacciones antiguas entre murciélagos y retrovirus complejos, un tipo de virus que incluye virus responsables de inmunodeficiencias y leucemias. Estos virus rara vez se endogenizan, pero este trabajo demuestra que han sido transportados por murciélagos a lo largo de la historia evolutiva.

El equipo comparó estos genomas de murciélagos con otros 42 mamíferos para abordar la cuestión no resuelta de dónde se encuentran los murciélagos dentro del árbol de la vida de los mamíferos. Utilizando métodos filogenéticos novedosos y conjuntos de datos moleculares completos, el equipo encontró que el apoyo más fuerte para los murciélagos está más estrechamente relacionado con un grupo llamado Ferreungulata que consiste en carnívoros (que incluye perros, gatos y focas, entre otras especies), pangolines, ballenas y ungulados (mamíferos con pezuñas).

El equipo también encontró evidencia de que la capacidad de los murciélagos para tolerar virus se refleja en sus genomas. Los genomas exquisitos revelaron «virus fosilizados», evidencia de supervivencia a infecciones virales pasadas, y demostró que los genomas de murciélagos contenían una mayor diversidad que otras especies proporcionando un registro genómico de tolerancia histórica a la infección viral.