Retirada de las hojas secas en las ciudades, ¿qué se hace con ellas?

Retirada de las hojas secas en las ciudades, ¿qué se hace con ellas?

Este año tenemos un otoño tardío en muchas ciudades. Con menos horas de luz, los árboles de hoja caduca (o caducifolios) empiezan a desnudarse, perdiendo casi todo su vestido de hojas. Se desprenden dejando una alfombra de diferentes tonos, rojos, marrones,  amarillos y ocres obsequiándonos con una típica estampa de esta estación del año.  En esta época necesitará menos nutrientes, por lo que permanecerá este período y durante el invierno en estado de latencia.

Las hojas que permanecen caídas en los parques y jardines y que no se recogen por los ayuntamientos son una fuente de beneficios para el suelo con su descomposición.  Los árboles absorberán los nutrientes de las hojas caídas y les aportarán el 80% de los nutrientes que necesitará durante su etapa de crecimiento.

 

Lombrices

 

 

La descomposición de las hojas se lleva a cabo mediante por organismos y microorganismos como hongos y bacterias. Hay algunos animales como las lombrices, que digieren esta materia orgánica. Con sus excrementos aportan enzimas, bacterias y sustancias activadoras de la vida del suelo por lo que enriquece la fertilidad del terreno.

No hay que olvidar también la función de las hojas como retenedores naturales de la humedad.  Favorecen la conversión de la creación de nubes que posteriormente se manifestarán en gotas de lluvia. Además el césped de las heladas y protegen de la degradación del terreno.

Con las hojas esparcidas por el suelo, hablamos de una jardinería regenerativa, que sigue procesos totalmente naturales.

Hay algunas ciudades como Salamanca que utilizan este sistema para sus jardines.

 

Autora: Antonia Villalba