Resfriados en las mascotas, todo lo que debes saber

Resfriados en las mascotas, todo lo que debes saber

Nuestras mascotas, al igual que nos ocurre a los humanos, tienen mayor probabilidad de resfriarse durante los meses de frío. Se trata de una enfermedad en la que tanto humanos como animales compartimos ciertos síntomas. Por este motivo, es importante durante este periodo intentar que las mascotas se encuentren lo más saludables posible. Para ello, es importante saber cómo detectar síntomas relacionados con una infección respiratoria y cómo debemos tratarla lo más rápido posible. De esta forma se puede evitar que se acabe convirtiendo en algo más grave.

Existen diversos síntomas que están directamente relacionados con esta afección. Aunque los resfriados en mascotas generalmente no son contagiosos para el humano, es importante conocer estas señales para ayudar de la mejor forma posible al animal. Por ello, en este post vamos a hablarte sobre los resfriados en mascotas, de qué forma prevenirlos y cómo debemos tratarlos.

Principales síntomas del resfriado en mascotas

Cómo hemos comentado anteriormente, las enfermedades infecciosas respiratorias que afectan a las mascotas guardan bastante similitud a los resfriados de las personas. Estas suelen ser producidas por virus, pero también hay algunas bacterias implicadas. Pero, por otro lado, se debe tener en cuenta que estas patologías son provocadas por agentes infecciosos diferentes a los que atacan a los humanos, por lo que los síntomas también pueden variar.

En su forma más simple, un resfriado provoca una infección de las vías respiratorias superiores. De esta forma, existen una serie de síntomas más leves que pueden suponer un primer indicio de que nuestra mascota se ha resfriado. Algunos de estos síntomas son:

  • Ojos llorosos.
  • Secreciones nasales.
  • Estornudos.
  • Tos.
  • Fatiga.
  • Congestión.
  • Pérdida de apetito.

En el caso de que adviertas síntomas de este primer grupo en tu mascota debes permanecer alerta y observarla atentamente durante los días siguientes. Por otra parte, los síntomas comentados anteriormente pueden ser la antesala de otros algo más graves como fiebre, temblores, decaimiento, tos persistente o silbidos al respirar.

Si durante los días de seguimiento del resfriado observas signos de empeoramiento del animal, deberás acudir a un profesional veterinario a la mayor brevedad posible. La detección precoz de un resfriado en nuestra mascota aumenta considerablemente las probabilidades de superar la enfermedad sin complicaciones.

 

Perro constipado
Fotografía de Robert Thiemann

 

Cómo prevenir los resfriados

En la prevención de los resfriados de las mascotas, está implicado su sistema inmunitario y su fortalecimiento. Para ello, debemos mantener al día los tratamientos preventivos de tu mascota, como las vacunas y las desparasitaciones. En este caso, la alimentación también es un factor importante para asegurar una buena salud del animal. Los alimentos de calidad y una cantidad apropiada para cada especie o edad ayudarán a mantener al animal sano y a sus defensas fuertes.

Evita, en la medida de los posible, la exposición del animal a climas extremos, cambios bruscos de temperatura o corrientes de aire. Aunque los animales pequeños y con pelaje corto y delgado son más susceptibles a coger resfriados, debes tener en cuenta que el hecho de que tu mascota tenga un pelaje denso y peludo no significa que sea inmune al frío.

De esta forma, otras partes como nariz, orejas o patas siguen expuestas. Por ello es importante que estas zonas en caso de lluvia o nieve sean secadas completamente al llegar a casa tras un paseo o excursión al exterior.

Tratamiento para resfriado en mascotas

Generalmente, el tratamiento de los resfriados en mascotas está orientado a aliviar los síntomas. Es importante recordar que, ante una advertencia de empeoramiento del animal, deberás acudir a tu centro veterinario para que lo examine y valore su tratamiento.

En lo referente a las consideraciones que puedes tener en cuenta durante el tratamiento, debes intentar que el animal se sienta lo más cómodo posible. Durante el proceso de recuperación presta atención a su alimentación. Esta debe ser, como siempre, lo más equilibrada posible. Si adviertes que no tiene excesivo apetito puedes darle algo de comer que le guste especialmente (siempre bajo las indicaciones veterinarias).

También es importante mantenerlo hidratado. Esta acción le ayuda a reducir y expulsar la mucosidad. Si cuentas con más animales en casa además del que sufre el resfriado, es importante que los separes del resto. Esto reducirá las posibilidades de que el resto de los animales puedan contagiarse.

El hecho de que tu mascota esté resfriada no implica que no pueda salir a la calle. No obstante, debes intentar que los paseos sean más cortos que de costumbre y que se produzcan durante las horas del día que haga menos frío. Y mantenlo alejado de los demás para evitar la transmisión.

Estas son las principales consideraciones que debes tener en cuenta sobre el resfriado de las mascotas. Recuerda: Debes evitar administrar al animal cualquier tipo de medicación sin que esta haya sido recetada expresamente por un veterinario. El proceso de recuperación de esta enfermedad suele oscilar entre una o dos semanas, a partir de este momento, el animal debería volver a estar de nuevo en plena forma y sin rastro del resfriado.

 

Fuente: AMVAC