Ya en 2013 PACMA comenzó a denunciar la horrible situación de maltrato y hacinamiento que viven los podencos empleados para la cría ilegal y la caza en Canarias.

PACMA lleva años denunciando la situación de maltrato de estos podencos en Canarias. Finalmente, han sido decomisados y están en un albergue.

En el Ayuntamiento de Mogán, el equipo de PACMA presenció y documentó el deplorable confinamiento de casi un centenar de podencos, encerrados en jaulas, gravemente desnutridos, sin ninguna medida higiénica, conviviendo con cadáveres de sus compañeros y alimentándose de sus propias heces. Se trataba, probablemente, de un criadero ilegal de podencos.

Tras la denuncia de PACMA junto a otras protectoras en el año 2015, el ayuntamiento ordenó el decomiso de estos animales, conocidos en toda la isla como «los 90 podencos de Mogán». Sin embargo, el propietario huyó a otro municipio, esquivando la ley y saliendo impune, una vez más.

Durante años hemos seguido documentando la situación de los perros, localizados tiempo después en Agüimes, donde sus condiciones continuaban siendo las mismas: la desatención, la desnutrición y el hacinamiento.

Los animales han continuado así durante años. La última denuncia la interpusimos en marzo de 2019, hace un año. Desde entonces los animales han estado siempre en la misma situación. Las autoridades lo sabían, pero nunca han intervenido.

Podencos de Mogán

El pasado viernes, 3 de abril, recibimos el aviso de personas particulares informando del posible abandono que habrían sufrido los perros en estos días. Debido al estado de alarma y a las limitaciones en los traslados, las condiciones de los podencos podrían ser incluso peores. Nuestra coordinadora en Las Palmas, Iris Sánchez, y protectoras de la isla se pusieron en contacto con la Guardia Civil para denunciar, una vez más, y pedir una intervención urgente.

Afortunadamente, las autoridades se hicieron eco de nuestra denuncia y al día siguiente, este sábado, 4 de abril, los 83 podencos que se encontraban hacinados y famélicos fueron rescatados y trasladados al albergue de Bañaderos.

Hoy celebramos esta noticia y esperamos que la justicia actúe y condene a este criador de forma ejemplar para garantizar que no pueda volver a tener animales a su cargo.

Se trata de un gran éxito en la lucha por la defensa de los animales. Los perros utilizados como herramienta por los cazadores llevan una vida de miseria, encierro, suciedad y abandono. Son obligados a criar para vender sus cachorros; los considerados «descartes» son abandonados, saturando así las protectoras canarias, o cruelmente tirados a un contenedor para que mueran.

Hay miles de podencos siendo maltratados cada día por los cazadores en las Islas Canarias y en toda España. Desde PACMA no dejaremos de luchar por ellos, pero la única manera de acabar con su sufrimiento es prohibiendo la caza por ley.

Fuente: Pacma