Killis
Killis

 

El A. striatum es un pez sencillo de reproducir para los que se inician en  el mundo de lo killis. Es una gran experiencia la reproducción.

Este pez es originario de Africa, concretamente de Gabón y Guinea Ecuatorial,   pertenece a la subfamilia Rivulinae, género Aphyosemion y se encuadra dentro del grupo Callirium-Cameronense (Mesoaphyosemion). Se trata de un pez de talla  pequeña, unos 4-5 cm cuando llega a adulto, de fácil manutención y que podemos  mantenerlo durante un par de años ya que no es considerado como «pez anual».

Se adapta muy bien al agua dura (GH 15º y   KH 7º), aunque para reproducirlos deberemos bajar estos valores a GH 6ª y KH   0-1º mediante el empleo de agua destilada. La alimentación que se les da esta basada en una mezcla de escamas comerciales, larva roja liofilizada y escamas vegetales ricas en espirulina y en alimento congelado (artemia adulta y larva roja) que se les puede suministrar 3 veces por semana.

Killis

Para la reproducción es recomendable emplear un acuario de 8 lts., la filtración puede hacerse con un filtro de esponja accionado por un compresor de aire; la iluminación con un fluorescente de 14w  y dentro del acuario se pueden poner unas plantas flotantes (ceratopteris)  que tamicen la luz.

Los peces van poniendo huevos continuamente, pero el principal desencadenante  es un cambio de agua fresca.

Turbas en remojo
Turbas en remojo

Llegado el momento, se pueden poner turbas en remojo en un recipiente como el que aparece a la derecha e incluir el caracol, ya que suelen ayudar a la eclosión y de paso   proporcionan infusorios que se encuentran en sus heces y que servirán de alimento   a los alevines en sus primeros días de vida.

Cuando han nacido se puede añadir al agua un par de granos de Protogen que produce infusorios. Posteriormente se pueden  eclosionar diariamente nauplios de artemia para alimentarlos; a los 15 días se puede introducir alimento en escamas especial  para alevines . Un buen indicador de que todo marcha bien es observar el abdomen de los alevines, que en todo momento se deberá ver lleno  y de color anaranjado. Hacia el mes de vida se comienzan a diferenciar los sexos,  mostrando los machos indicios de los colores y el patrón típico de estos peces.  En este momento es cuando se les puede iniciar en la comida de adultos (escamas y alimento congelado).

 

Autor: Mateu