Killis
Killis

 

El A. striatum es un pez sencillo de reproducir para los que se inician en  el mundo de lo killis. En este artículo cuento como lo he conseguido. Seguramente  no desvelo ningún gran secreto pero pienso que es una experiencia que puede   servir a los que empiezan y buscan el mayor de los placeres que nos proporciona  nuestra afición, la reproducción.

Este pez es originario de Africa, concretamente de Gabón y Guinea Ecuatorial,   pertenece a la subfamilia Rivulinae, género Aphyosemion y se encuadra dentro del grupo Callirium-Cameronense (Mesoaphyosemion). Se trata de un pez de talla   pequeña, unos 4-5 cm cuando llega a adulto, de fácil manutención y que podemos   mantenerlo durante un par de años ya que no es considerado como “pez anual”.   Aunque esto último no lo puedo corroborar ya que los tengo desde mayo del año   2000.

Se adapta muy bien al agua dura como la que dispongo en mi ciudad (GH 15º y   KH 7º), aunque para reproducirlos deberemos bajar estos valores a GH 6ª y KH   0-1º mediante el empleo de agua destilada. La alimentación que les doy esta basada en una mezcla de escamas comerciales, larva roja liofilizada y escamas vegetales ricas en espirulina y en alimento congelado (artemia adulta y larva roja) que les suministro 3 veces por semana.

Para la reproducción empleo un acuario de 8 lts., la filtración corre a cargo de un filtro de esponja accionado por un compresor de aire; la iluminación es un fluorescente de 14w situado por encima de una batería de 3 acuarios usados para reproducir killis y dentro del acuario pongo unas plantas flotantes (ceratopteris)   que tamizan la luz; como soporte de puesta empleo una mopa larga fabricada con   lana acrílica de color verde oliva que pongo atada a un trozo de corcho blanco para que flote y el otro extremo reposa sobre el fondo unos 10 cm más o menos.

Los peces van poniendo huevos continuamente, pero el principal desencadenante   es un cambio de agua fresca. En mi caso para la reproducción empleo un sistema   “mixto”. Como hago cambios de agua semanalmente aprovecho para recolectar los   huevos de las mopas que veo “frescos” y en los que no se manifiestan las larvas, los introduzco en un bote de carrete fotográfico con un poco de turba hervida   y unas gotas del agua del acuario de los padres. De esta manera los mantengo durante 14 días. Durante este periodo voy observando el acuario ya que a veces   suelen nacer alevines de huevos que no he recolectado. Los padres no suelen comérselos, pero aun así los paso a un recipiente de 1 lt con agua del acuario de los padres, unas pocas plantas y un caracol planorbis.

Turbas en remojo
Turbas en remojo

Llegado el momento, pongo las turbas en remojo en un recipiente como el descrito   anteriormente incluido el caracol, ya que suelen ayudar a la eclosión y de paso   proporcionan infusorios que se encuentran en sus heces y que servirán de alimento   a los alevines en sus primeros días de vida.

Cuando han nacido suelo añadir al agua un par de granos de Protogen que produce   infusorios. Posteriormente hago eclosionar diariamente nauplios de artemia para   alimentarlos; a los 15 días les voy introduciendo alimento en escamas especial   para alevines (MikroPan de Sera). Un buen indicador de que todo marcha bien   es observar el abdomen de los alevines, que en todo momento se deberá ver lleno   y de color anaranjado. Hacia el mes de vida se comienzan a diferenciar los sexos,   mostrando los machos indicios de los colores y el patrón típico de estos peces.   En este momento es cuando comienzo a iniciarlos en la comida de adultos (escamas   y alimento congelado). Y es impresionante ver lo que pueden llegar a meterse   en la boca.

En ocasiones he usado el método de dejar los huevos recolectados en agua, muchos   huevos se veían como sucios y no me inspiraban mucha confianza. A parte que   luego la eclosión era escalonada llegando a haber diferencias de una semana   entre el primero y el último. En este método “mixto” con esa pequeña diapausa,   la eclosión se produce en 1 o 2 días y las diferencias de tamaño son menos apreciables.   Hay gente que recomienda poner unas gotas de azul de metileno en el recipiente   que contiene los huevos, pero yo prefiero no medicar los acuarios a no ser que   sea imprescindible.

Esto es todo, estas son mis experiencias y espero que os puedan servir de ayuda.