Imagen: Jackie

¿Su gato vomita la comida? ¿Sufre diarrea con frecuencia? ¿Su peludo compañero padece problemas de piel o se rasca la cara y cuellodespués de las comidas? Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa, su gato es un candidato para padecer una alergia alimentaria. Las intolerancias a la comida, explican los expertos, son aún más frecuentes en gatos que en perros. A continuación se explica quéalimentos provocan alergia a los felinos (entre ellos, la leche, la ternera y el pescado), cómo reconocer a un animal con intolerancia alimentaria yqué hacer cuando nuestro gato es alérgico a ciertas comidas.

Gatos con alergia a los alimentos

La comida es la tercera causa de alergia entre los gatos

Cuando un gato vomita después de comer, padece diarreas tras ingerir su alimento u otros problemas y urticaria en la piel, hay que extremar la vigilancia sobre el plato de comida que se le ofrece: cualquiera de estas señales puede esconder una alergia a un determinado alimento.

Las reacciones adversas a los alimentos son bastantes comunes en los felinos. De hecho, la comida es la tercera causa de alergia entre los gatos, sólo seguida de la alergia a las pulgas y a determinadas sustancias del aire”, concluye un estudio realizado por la Universidad de Cornell.

¿Cómo reconocer a un gato con alergia alimentaria?

Los gatos alérgicos a los alimentos o intolerantes a la comida suelen desarrollar problemas de piel, como irritaciones, alopecia (calvas) y picores, que pueden empezar en la zona de la cabeza y de la cara. Pero también sufren diarreas o vómitos. “Entre el 10% y el 20% de los problemas de piel en gatos tienen origen en una alergia alimentaria no detectada”, explica la veterinaria Amanda Friedeck, especialista en alimentación de felinos.

Imagen: stephen jones

Las reacciones de alergia a los alimentos en gatos no suelen tardar, ya que lo normal es que se manifiesten pocos minutos después de haber ingerido el alimento. Sin embargo, esta regla no siempre funciona. “Algunas reacciones adversas al alimento en gatos pueden manifestarse horas, incluso días, después de haberlo comido”, añade esta veterinaria, cuya investigación sobre las alergias e intolerancias alimentarias en gatos se han publicado en la revista científica ‘Vet Learn’. Cualquiera de estas señales es motivo suficiente para acudir al veterinario.

¿Qué alimentos causan alergia en el gato?

Entre los alimentos que más alergia provocan a los gatos figuran algunas carnes, entre ellas, la de vaca o ternera. Un estudio alimentario realizado por el veterinario Phil Roudebush, concluye que la carne de vaca está entre los ingredientes que más intolerancia causa en los gatos.

Sin embargo, el listado de comidas susceptibles de dar alergia al peludo comensal no acaba aquí. La relación de estos alimentos incluye las proteínas del pescado, la leche y otros productos lácteos ofrecidos a los gatos, así como determinados aditivos.

El problema no es pequeño: las alergia a la comida en gatos son incluso más frecuentes que en perros. Además, hay algunas razas de felinos más vulnerables que otras frente a la intolerancia alimentaria. “Este es el caso de los gatos siameses, unos felinos muy predispuestos a sufrir alergia a la comida”, añade el veterinario Stephen White.

Mi gato tiene alergia a la comida: ¿qué hago?

El primer paso cuando se detectan señales de una posible alergia a los alimentos en el gato es acudir al veterinario, para que pueda aconsejarle, realizar una modificación de la dieta y seguir un control estricto de la alimentación del gato.

Los veterinarios podrán recomendarnos seguir una dieta de eliminación para el gato alérgico a la comida. El objetivo es detectar qué proteína o aditivo está detrás de la intolerancia del felino.

Lo primero es elegir una alimentación para gatos alérgicos. Estas comidas contienen un único tipo de proteína, así como una única fuente de carbohidratos, por lo que al ingerirlas se reducen las posibilidades de que sienten mal al peludo comensal. La clave es añadir poco a poco otro tipo de alimentos, hasta dar con la comida problemática. Este proceso debe realizarse bajo las pautas de un veterinario.

La alimentación casera para gatos nos permite escoger los ingredientes que incluimos en la comida del felino. Sin embargo, una comida casera para felinos debe ser equilibrada y esto no es sencillo de conseguir sin consejo profesional: necesita la supervisión de su veterinario o nutricionista felino.

Autor: Eva San Martín                                            Web: www.consumer.es