Cuando nos hacemos cargo de un nuevo animal de compañía, nos hacemos cargo de la responsabilidad que implica proveerle de atención sanitaria especializada, alimento, alojamiento seguro y la realización de sus conductas naturales de especie.

Por ello es clave que ANTES de adquirir un nuevo animal nos hagamos las siguientes preguntas:

  • ¿Puedo y quiero ofrecerle un espacio seguro y suficiente al animal?
  • ¿Puedo y quiero gastarme el dinero que una atención especializada pueda costarme en caso de enfermedad?
  • ¿Puedo y quiero dedicarle el tiempo que realmente necesita para estar psicológicamente sano?

Además, es importante que nos informemos bien de la especie de ave en particular que estamos dispuestos a adquirir: ¿son sus hábitos diurnos o nocturnos? ¿son animales sociales y tendría que adquirir más de uno? ¿es legal su tenencia? ¿puedo adquirir con facilidad una alimentación adecuada?
Si ya hemos contestado que si, y nos hemos informado bien del animal en particular, aquí van algunos consejos estándares a la hora de realizar un programa integrado de bienestar animal para su mascota. Sabed que esta es una guía, y que Internet está llena de información que bien desmenuzada y contrastada (no dudéis en preguntarnos) puede ayudarnos aún mas a mantener a nuestra mascota 100% sana física y mentalmente.
Es nuestro deber como propietarios estimular las conductas sociales creando cambios en la dinámica social de los individuos con el objetivo de potencias sus capacidades comunicativas y el desarrollo de comportamientos afiliativos entre los animales de la misma o de diferente especie (incluyéndonos a nosotros mismos). Algunas actividades con las que se promueven la creación y solidificación de los vínculos sociales son el forrajeo, la ducha, el juego etc.

 

Pajarera periquitos

 

Alojamiento de nuestra ave

Lo primero que tenemos que tener claro aunque nos duela es que NO existe una jaula lo suficientemente grande para nuestra mascota. Si compartimos nuestra vida con ellas, deberíamos ser capaces de ofrecerles todo nuestro hogar como su territorio, teniendo cuidado con los elementos peligrosos que en esta se puede encontrar. Así pues, las aves tienen tendencia a entretenerse con cables, prendas de ropa o gritando si no encuentran la manera de entretenerse adecuadamente.
En cuanto a la jaula, si no disponemos de mucho espacio para hacerla lo más ancha y larga posible,
podremos aprovechar el espacio vertical. Es importante que la jaula se encuentre en una esquina del hogar para darles sensación de refugio y está PROHIBIDO situar la jaula en la cocina de nuestra
casa.

Loriquito

 

Debemos darles diversas opciones de perchas tanto en grosor, textura y movilidad usando perchas rígidas (ramas de arboles frutales de diferente grosor o comerciales como el java), cuerdas semirigidas etc. intentando simular la copa de un árbol. Las aves prefieren dormir en la parte mas alta de la jaula como si fuera la copa segura de un árbol por lo que ahí procuraremos poner perchas cerca de las esquinas donde se encontrarán mas cómodos y seguros. A media altura pondremos perchas que permitan acceder en condiciones al comedero (a la misma altura del mismo ya que ellos en libertad, agachan la cabeza para comer) teniendo en cuenta las recomendaciones que haremos después respecto a los comederos.

El bebedero en cambio, lo pondremos en la parte mas baja de la jaula para fomentar que el animal deba moverse por la misma para beber.

Usaremos sustrato al fondo (NO PAPEL) al que tendrán acceso (PROHIBIDO el uso de rejilla) para favorecer el forrajeo.

El ave debe de ser capaz de moverse desde el fondo de la jaula hasta el techo de la misma sin necesidad de escalar las rejas de esta, solo a través de las perchas que le demos: así pues proveeremos la jaula de cuerdas, columpios o cadenas para conectar la parte mas baja con la mas alta. También podemos aumentar el espacio aprovechable usando perchas exteriores y el techo de la jaula para dar un espacio útil a nuestra ave.

A parte de la jaula el ave necesita otros espacios en los que poder estar de forma segura fuera de la jaula, acompañando a la familia: parques de juegos (podemos poner uno en el techo de la jaula para aprovechar el espacio), bandejas de forrajeo (un par de bandejas con percha o sin ella en diferentes partes de la casa donde puedan pasar tiempo con la familia pero en un sitio apto para ellos) etc. Si hacemos esto en diferentes partes de la casa, favorecemos la autonomía del animal (su capacidad para entretenerse solo y fuera de la jaula) y previene la ansiedad por separación.

 

AutoraCeci Santos Peinado

LV, GPCert Exotic Animal Practice