El Oodinium y el Crytpcarion o punto blanco marino son los ectoparásitos más comunes en los acuarios. Los acuarios marinos poblados, estables y con varios meses de funcionamiento no suelen presentar problemas de enfermedades en sus inquilinos. Aunque muchas especies de ectoparásitos suelen estar permanentemente presentes en los acuarios difícilmente suelen prosperar. La únicas ocasiones en que esto sucede es cuando se presentan en el tanque motivos de estrés que debilitan las defensas de nuestros peces: Nuevos inquilinos, sobre población, condiciones inadecuadas de mantenimiento o mala alimentación por ejemplo.

Cuando aparece una infección de alguna clase en un acuario poblado con invertebrados tratar a los peces con tratamientos de base de cobre o similares es totalmente imposible. Por ello se requiere que el animal o animales afectados sean recolectados lo que en la mayoría de ocasiones se vuelve una tarea imposible. En los últimos años están comenzado a aparecer tratamientos compatibles con invertebrados que empleados junto a un descenso de la salinidad y de la iluminación dan excelentes resultados.

El mejor sistema para evitar la aparición de enfermedades en el acuario es la cuarentena de los animales recién adquiridos. Si esto no fuese viable por falta de espacio o instalación conviene que a la hora de adquirir los nuevos animales nos informemos de si se alimentan correctamente en el comercio o si están siendo tratados con medicamentos de base cobre. La elección de especies compatibles es también un factor de gran importancia para evitar problemas de aparición de enfermedades. Por ello debemos informarnos de la compatibilidad de las especies a adquirir en nuestro comercio de confianza.

El Oodinium y el Crytpcarion o punto blanco marino son los ectoparásitos más comunes en los acuarios.
Pertenece: Kattsundco

Principales patologías marinas

Entre las patologías más comunes en el acuario marino se encuentran las causadas por los denominados ectoparásitos. Pueden ser detectados fácilmente por la aptitud y señales en los animales afectados: aparición de puntos blancos de diferente diámetro, respiración acelerada, aletas encogidas, los animales se rascan contra los objetos decorativos del acuario.

Estos organismos parasitan los cuerpos de los animales pudiendo llegar a invadir a todos los habitantes del acuario en caso de no tratar la afección.

El Oodinium y el Crytpcarion o punto blanco marino son los ectoparásitos más comunes en los acuarios.

El Oodinium o enfermedad de los peces del coral está causada por la presencia de un parásito dinoflagelado con formología de alga denominado Oodinium ocellatum. Su infestación es apreciable por la aparición de pequeños puntos blancos no superiores al 0,1 mm de diámetro causando una apariencia aterciopelada en los animales. Estos parásitos se alimentan del propio tejido del animal y principalmente afecta a la zona branquial causando una visible respiración acelerada. Durante su forma de quiste el parásito es invulnerable. Solamente durante la fase de natación libre en busca de nuevos huéspedes es susceptible de ser tratado. En esta fase pueden ser eliminadas en su mayoría a través de lámparas germicidas.

Para tratar estas infestaciones por Oodinium lo más recomendable es el tratamiento con sulfato de cobre en una proporción de 0,8 a 1 mg por litro de agua siempre fuera del acuario comunitario. Ello es debido a que los invertebrados no toleran este compuesto. Si no fuera posible capturar los peces afectados podemos tratar el tanque con medicamentos específicos que si sean soportados por los invertebrados.

El Cryptocarion o punto blanco marino está causado por un ectoparásito ciliado denominado Crytocarion irritans. Su apariencia es similar al punto blanco de agua dulce por lo que también es vulgarmente conocido como ich marino. Su presencia es más fácil de distinguir debido a que su tamaño es similar al de una cabeza de alfiler. El persistente restriego de los animales con los objetos decorativos del acuario es también clara señal de la presencia del parásito.

Al igual que el Oodinium el ciliado sólo es susceptible de ser tratado durante la fase de natación libre en donde puede ser eliminado en gran parte con lámparas germicidas y con la ayuda de algún tratamiento específico soportado por invertebrados.

El Cryptocarion al igual que el parásito de agua dulce siempre se encuentra presente en el acuario. Su invasión se produce cuando situaciones irregulares se dan en el tanque: Un Ph excesivamente bajo, situaciones de estrés o una bajada de temperatura por ejemplo. Si su aparición se debe a las malas condicones del agua una mejora de estas suele terminar por si misma con la presencia del parásito.

Un descenso de la salinidad hasta los 1017 o 1018 a través de un cambio de agua ayudará también a eliminar el parásito.

Alimentar a los animales con extracto de ajo o productos comerciales que lo contengan ayudará a que se multipliquen las defensas de estos.

 

Web: www.aquanovel.com