Si tienes un gato, seguro que la idea de adoptar otro «bigotudo» se te ha pasado por tu cabeza en algún momento. Te vamos a dar unas recomendaciones para que si tomas la decisión de incorporar otro miembro a tu familia sea todo un éxito.

Claves para una buena convivencia gatuna

 

Gato persa

 

El espacio

El espacio es fundamental. El gato es un animal territorial, le encanta tener controlado el sitio donde vive. Aunque no te des cuenta tiene marcado mediante las feromonas cada rincón de tu casa. Si incorporas otro nuevo felino tienes que ser consciente del espacio vital que va a tener cada uno de ellos. Para que un gato sea feliz o tener varios gatos en un apartamento pequeño podemos poner accesorios tales como pequeñas estanterías, o un rascador de pie. Así, si cada uno de ellos tendrá un lugar al que retirarse en el caso de que desee.

Accesorios por duplicado

Será necesario que compres un comedero y bebedero nuevo, además de los que ya tienes con tu gato. ¡A nadie le gusta que usurpen sus cosas! En lo que se refiere a la bandeja de arena, muy probablemente acaben utilizando los dos la misma. Como hemos dicho antes los gatos son territoriales y una forma de marcaje es mediante la orina y los excrementos. No te extrañe que si uno va a orinar a su bandeja, le siga el otro cuando haya terminado para realizar la misma acción.

 

Gato cachorro

 

Ventajas de tener dos gatos viviendo juntos

Sí tienes un gato adulto lo mejor es que adoptes un cachorro. Esto puede simplificar la adaptación al nuevo miembro de la familia. Pero eso no significa que con un poco de paciencia también se puedan introducir gatos adultos. Resulta más fácil cuando son machos e introduces una hembra o bien a la inversa. Lo mejor es que ambos felinos estén castrados, tanto para evitar peleas como enfermedades.

Socialización

El gato es un animal social, le encanta estar en compañía de los de su especie. Si adoptas un cachorro, este se sentirá «menos abandonado» si tiene alguien similar con quien estar. Si te encanta el carácter de tu bigotudo actual y buscas un comportamiento similar al cual ya estás habituado, siempre puedes acoger otro de su misma raza de gato. Los gatos que habitualmente se dan en adopción también resultan ser excelentes compañeros.

Juegos

Un segundo gato puede suponer para el primero más que un compañero de juegos. Con su nuevo amigo podrá jugar y lo que es más importante realizará ejercicio por lo que es menos probable que engorde. El juego también les sirve para su salud mental, evitando el aburrimiento y los comportamientos destructivos indeseados.

Gatos juntos

Un nuevo gato en el hogar

Por fin ha llegado el día de realizar las presentaciones. Tienes que ser cuidadoso en este proceso. Es recomendable que el nuevo inquilino permanezca en una habitación encerrado al menos unas horas, si puede ser un día mejor. La razón es porque así se podrán oler y oír, pero estando cada uno de ellos en un territorio seguro. No te extrañe si al gato que convive habitualmente contigo se le escapa algún bufido o gruñido, es normal ¡han invadido su territorio! Una vez que ya se han escuchado viene el momento de la presentación formal. Deja que lo huela, y no le hagas demasiado caso al nuevo gatito. Sabrás que ha sido aceptado en la nueva manada familiar cuando empiecen a dormir juntos o acicalarse el uno al otro.

 

Autora: Antonia Villalba