¿Por qué los perros mueven la cola?

Los perros domésticos (Canis familiaris ; en adelante perros) son los carnívoros más extendidos en el mundo: con una población estimada de mil millones de individuos, están presentes en casi todas las áreas donde se encuentran los humanos. A través del simple acto de compartir espacio físico, los humanos interactúan directamente con los perros en muchos contextos y deben usar diferentes señales y modalidades para comunicarse efectivamente. Las señales visuales se utilizan como señales comunicativas tanto en las interacciones entre humanos como entre los perros y perros. En particular, los atributos de la cola, como el porte (es decir, la posición) y el movimiento, proporcionan señales informativas fácilmente observables, que los humanos utilizan para inferir los estados internos de los perros.

El movimiento de la cola, definido como el movimiento repetitivo de la cola a través del plano medio sagital/mediano, bien puede ser uno de los comportamientos animales más llamativos que los humanos pueden observar. La sensibilidad humana y la intuición para los movimientos de la cola de los perros (con el movimiento de la cola generalmente asociado con valencia positiva) es tan fuerte que los ingenieros la han aprovechado al diseñar interfaces de usuario para robots sociales y de servicios. A pesar de la ubicuidad de los perros en nuestras vidas y de todo el significado que le atribuimos al movimiento de la cola.

 

Perros mueven la cola

 

¿Por qué los perros mueven la cola?

Las colas de los perros son una extensión de la columna, pero se sabe poco sobre cómo se controlan neurofisiológicamente los movimientos de la cola. Es probable que el cerebelo esté involucrado. Menear es un comportamiento asimétrico, en el que los perros muestran sesgos laterales dependiendo de los estímulos que encuentran. Esto sugiere lateralización cerebral en perros. Los perros exhiben un sesgo de meneo hacia el lado derecho, determinado por la activación del hemisferio izquierdo, ante estímulos que tienen una valencia emocional positiva (por ejemplo, cuando se les muestra a su dueño o a una persona familiar). Por el contrario, muestran un movimiento sesgado hacia la izquierda, por lo tanto, activación del hemisferio derecho, ante estímulos que provocan retirada (por ejemplo, cuando se les muestra un perro dominante desconocido o cuando se encuentran en situaciones agresivas).

El movimiento de la cola se asocia frecuentemente con una excitación tanto positiva como negativa, lo que sugiere una correlación con las hormonas y neurotransmisores relacionados con la excitación. Por ejemplo, existe evidencia indirecta que vincula la oxitocina y el movimiento de la cola, especialmente cuando los perros se reúnen con un ser humano familiar. Es probable que esto se deba a que los niveles iniciales de cortisol pueden covariar con muchos otros parámetros (por ejemplo, sexo, raza, edad e historia de vida de un perro).

 

 

Función

Tanto el movimiento de la cola como el transporte de la cola transmiten información en las interacciones perro-perro, perro-humano  y perro-objeto. Entre los cánidos, el movimiento de la cola con un porte bajo se utiliza a menudo como un signo visual de apaciguamiento, sumisión o intención no agresiva. La combinación de mover la cola y portarla parece un indicador confiable de estatus de sumisión y subordinación formal en las interacciones perro-perro. El movimiento de la cola también se utiliza como señal de apaciguamiento o afiliación en las interacciones entre perros y humanos . Un estudio encontró que durante situaciones de negación de alimentos, los perros meneaban más la cola cuando había un humano presente que cuando no, lo que sugiere que menear la cola también puede funcionar como una señal de solicitud. Los perros mueven la cola con frecuencia cuando interactúan con humanos conocidos y desconocidos, pero mueven más cuando sus dueños están presentes. Los perros también mueven la cola en respuesta a estímulos no sociales, como comida, ventiladores y bolsas de plástico, y se cree que mover la cola en estas situaciones indica emociones positivas  y/o alta excitación, pero no miedo o estrés.

Cuando la humanidad fue seleccionando perros generación tras generación, primero de lobos a canes, los humanos seleccionaban a los que movían la cola, aunque no eran conscientes de ello y es que los cerebros humanos tienen una preferencia natural por los estímulos rítmicos.

Puedes consultar el estudio pulsando este link.

 

Autores: Silvia Leonetti, Giulia Cimarelli, Taylor A. Hersh y Andrea Ravignani 

Visitas: 9

Compártelo

infoespecies