Perro jugando

¿Ha comprado un juguete para el perro que ha sido ignorado a los pocos minutos? ¿Y no le ha pasado que su can siente adoración por otros juguetes de los que parece no cansarse nunca? Los expertos revelan el secreto de este misterio: a los perros les fascinan los juguetes blandos, olorosos y que pueden mordisquear hasta hacer trizas. En este artículo se apunta cuál es el juguete preferido de los canes, qué juguetes les aburren y ¡por qué hasta el menos estimulante es divertido si su dueño juega con él!

¿Cuál es el juguete favorito de los perros?

¿Ha comprado un juguete para su perro y ha acabado ignorado por su amigo de cuatro patas, cogiendo polvo debajo del sofá? Si le sirve de consuelo, debe saber que no es el único. Los expertos aclaran que hay mucho de ciencia en los motivos para entender por qué algunos juguetes se convierten en los favoritos de los canes y, en cambio, otros les aburren.

Entonces, ¿cómo es el juguete preferido de un can? “Un juguete que guste al perro será suave, sencillo de manipular, hará ruido durante su mordisqueo. Además, será fácil de morder o estará diseñado para ser comido“, añade el experto canino.

Estas características, no obstante, entrañan algunos riesgos para la salud de los amigos de cuatro patas. Y es que un juguete que se rompe en trozos puede causar el atragantamiento del perro, lo que justifica la conveniencia de que el juego del can con estos objetos deba estar siempre supervisado para evitar peligros innecesarios.

Perro jugando
Imagen: lifeonwhite

¿Qué juguetes aburren a los perros?

Si los juguetes con sabor a comida (los kong o pipolinos y otros juguetes dispensadores de premios para perros) están entre los objetos preferidos de los canes para divertirse, ya que estimulan su mente, ¿cuáles son los más aburridos?

“Los juguetes demasiado duros, con la superficie sin rugosidades, al igual que los que no hacen ruido al ser mordisqueados por los perros son objetos que tienen muchas probabilidades de aburrirle pronto”, añade Bradshaw, que ha estudiado cómo juegan los canes con diferentes objetos, de distintos tamaños, olores, texturas y colores.

¿El resultado? Aunque pocos perros pueden evitar acercarse a un juguete nuevo, y explorarlo con su olfato, hocico y patas, cuando es demasiado duro como para ser mordisqueado o carece de un olor atrayente, es fácil que el can pierda pronto el interés por él.

Perro con hueso grande
Imagen: lilu1331

¿Cómo hacer más atractivos los juguetes del perro?

Perros y niños no son tan diferentes, al menos en algunos aspectos como el juego. Por ello, estudiar el comportamiento infantil durante el juego permite extraer algunas claves para hacer el juego canino más interesante.

“Como sabemos, los niños prefieren interactuar con objetos nuevos, desconocidos. Esta preferencia por lo nuevo es lo que los psicólogos llamamos neofilia, y es una tendencia que comparten los niños y los perros”, reconoce el psicólogo experto en canes Stanley Coren. Esto explica por qué un juguete nuevo puede ser más atractivo para un perro que otro conocido, si los dos tienen las mismas características.

La importancia de la neofilia en estas preferencias de juego también ha sido estudiada por la investigadora alemana Patricia Kaulfuß. “Tres de cada cuatro veces los canes prefieren un juguete nuevo frente a otro viejo de las mismas características, lo que demuestra que los objetos nuevos son mejores y más interesantes para los perros”, dice esta experta. De ahí que rotar los juguetes cada semana haga que parezcan nuevos y más atractivos para el animal. Pasado este tiempo, conviene recoger los accesorios que ha estado utilizando y cambiarlos por otros que estaban guardados.

Un consejo: puesto que todos los canes tienen su juguete preferido (un pelucho pelota predilecta), este sí puede mantenerse siempre a disposición del amigo de cuatro patas.

¿Por qué a los perros les encanta jugar con sus humanos?

Un juguete sin olor atractivo, o que no permite ser mordisqueado a gusto, puede aburrir al can. Pero, ¿qué ocurre cuando un humano querido se une al juego del perro? Entonces, ¡el atractivo crece para el amigo de cuatro patas!

“Para un animal tan social como el perro, un juguete que es potencialmente poco estimulante por sí mismo puede transformarse en uno divertido cuando una persona querida participa en el juego”, concluye Bradshaw.

Autora: Eva San Martín                                 Web: www.consumer.es