Una especie de pez, el pez limpiador (Labroides dimidiatus), responde a su reflejo e intenta eliminar marcas en su cuerpo durante la prueba del espejo. Este método se considera la ‘prueba de fuego’ para determinar si los animales son conscientes de sí mismos. El hallazgo, publicado en la revista de acceso abierto PLOS Biology, sugiere que los peces pueden poseer poderes cognitivos mucho más elevados de lo que se pensaba anteriormente, y enciende un gran debate sobre cómo evaluamos la inteligencia de los animales que son tan diferentes a nosotros mismos.

Los investigadores del estudio del Instituto Max Planck de Ornitología (MPIO) y la Universidad de la Ciudad de Osaka (OCU), dicen que sus resultados proporcionan una clara evidencia de los comportamientos que parecen pasar por todas las fases de la prueba del espejo, pero que la interpretación de lo que estos significan es menos clara: ¿Una marca de “aprobación” en la prueba del espejo demuestra que los peces poseen conciencia de sí mismos, un rasgo cognitivo que se cree que solo está presente en los primates y algunos otros mamíferos? ¿O puede resolverse la prueba del espejo mediante procesos cognitivos muy diferentes de los que se pensaba anteriormente?

 

Labroides dimidiatus

 

“Los comportamientos que observamos dejan pocas dudas de que este pez cumple todos los criterios de la prueba del espejo según lo establecido originalmente. Lo que está menos claro es si estos comportamientos deben considerarse como evidencia de que los peces son conscientes de sí mismos, aunque en el pasado estos mismos comportamientos se han interpretado como autoconciencia en muchos otros animales”, dice Alex Jordan, autor principal del estudio.

Sello distintivo de la cognición

La capacidad de percibir y reconocer una imagen reflejada reflejada como uno mismo (auto-reconocimiento del espejo) se considera un sello distintivo de la cognición en todas las especies.

Para probar este fenómeno en los peces, los investigadores aplicaron la prueba clásica de “marca” al limpiador (Labroides dimidiatus), un pez marino conocido por su comportamiento de “limpieza” de parásitos externos en optro peces, colocando una marca de color en un lugar que el pez solo pueda ver en un reflejo del espejo. Para obtener un ‘apto’, la prueba requiere que el animal debe tocar o investigar la marca, lo que demuestra que percibe la imagen reflejada como sí misma. Esto es claramente un desafío para los animales como los peces que carecen de miembros y manos.

La capacidad de percibir y reconocer una imagen reflejada reflejada como uno mismo (auto-reconocimiento del espejo) se considera un sello distintivo de la cognición en todas las especies.

Los investigadores observaron que los peces intentaron eliminar las marcas raspando sus cuerpos en superficies duras después de verse en el espejo. Los peces nunca intentaron eliminar marcas transparentes en presencia de un espejo, o marcas de colores cuando no había ningún espejo, lo que sugiere que los peces marcados respondían a la señal visual de ver la marca en el espejo.

 

Pez limpiador - Labroides dimidiatus

Además, los peces no marcados no intentaron eliminar marcas de sí mismos cuando interactuaban con un pez marcado a través de un divisor claro, ni intentaron eliminar las marcas colocadas en el espejo mismo, lo que sugiere que los peces no reaccionaban de forma innata a una marca que se asemejara a un ectoparásito. Jordan reconoce la naturaleza controvertida del estudio y dice: “Dependiendo de su posición, puede rechazar la interpretación de que estos comportamientos en un pez satisfacen la aprobación de la prueba.

Pero, ¿sobre qué base objetiva puede hacer esto cuando los comportamientos que muestran? ¿Son tan similares funcionalmente a los de otras especies que han pasado la prueba? Los editores de PLOS Biology también reconocieron el potencial de controversia y encargaron un comentario acompañante del profesor Frans de Waal, un destacado primatólogo de la Universidad de Emory que ha estudiado el reconocimiento de sí mismo en los mamíferos. Aunque a De Waal le resulta intrigante el estudio de los peces, insta a ser cauteloso al interpretarlo.

“¿Qué pasa si la autoconciencia se desarrolla como una cebolla, construyendo capa sobre capa, en lugar de aparecer todas a la vez?” pregunta de Waal. “Para explorar aún más la autoconciencia, deberíamos dejar de mirar las respuestas al espejo como su prueba de fuego. Solo con una teoría más rica del yo y una batería de prueba más grande podremos determinar todos los diversos niveles de autoconciencia , incluyendo donde encajan exactamente los peces “.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias